La importancia del nombre

1

La importancia del nombre
Principalmente la importancia de mi nombre, se dice por ahí, bueno lo dijo Dale Carnegie, que no existe sonido más hermoso que el de nuestro nombre propio, y ahora adaptándose a la era moderna en donde las letras sustituyen a los sonidos, no hay cosa más bella que ver escrito nuestro nombre apropiadamente. ¿Qué acaso les gustaría leer Guztabo, Adhrian, Carmella, Yudit?, ¿acaso eso debería ser gracioso?, ¿acaso tengo que tolerar que me llamen Jesica?, ¿tengo?, ¡creo que no!

Mi nombre se escribe así: Yesica, lo sé, error de fabricación, ¡pero te importaría llamarme correctamente, puesto que a mí si me importa y mucho!, en su defecto y si te da flojera teclear abrévialo con Yes o Yesi, me da igual.

Notas Relacionadas

El problema de las vacaciones

Enseñar carne

Como fingir que haces caso

¿Estoy siendo grosera pidiendo que se escriba bien mi nombre?, ya sé que esta mal escrito, no soy idiota, aunque en realidad al estar escrito de esa manera en mi acta de nacimiento, quedo hace 28 años oficialmente correcto escribirse así, para referirse a mi por supuesto. Decirle Yesica a cualquier otra Jessica, sería inadecuado y un error ortográfico insalvable, sin justificaciones para que un profesionista de más de 20 pueda caer en ese error.

Están bien las faltas de ortografía para niños y adolescentes que están cursando la secundaria y están cultivándose, pero para los adultos definitivamente no es permisible, simplemente no.

La importancia del nombre

No obstante soy una nazi de las palabras, tal vez pueda estar exagerando este asunto con mi nombre y la ortografía correcta, mmmm, no lo sé.
No es mi culpa amar en toda su extensión la gramática de las palabras y la redacción, eso no es ser nazi. Aunque por favor, si me van a escribir por Messenger, Facebook, mail, skype escriban bien o absténganse. No tolero las faltas de ortografía, ideas mal redactadas, emoticones por aquí y por allá, signos de admiración o interrogación usados así: ??? o escrituras abreviadas al estilo de un retrasado mental de esta manera “Toy zzz qdms en la dsk? bsit2″:-X”, si eso es ser nazi, entonces sí, soy una nazi de las palabras.

Descuiden, no se preocupen, no siempre estoy en modo: redactor de estilo, es más, ni siquiera puedo aplicarlo a mis letras, pero si procuro escribir adecuadamente en cualquier medio. Eso no implica que le ande diciendo a todas las personas sus errores gramaticales y ortográficos, a menos claro esta, que esa persona escriba deliberadamente mal mi nombre para hacerme enojar. Entonces si, por puro afán fregativo echaré a andar mi excelente memoria fotográfica para echarle en cara a ese seudo adulto cada uno de los delitos ortográficos, solo por el puro afán de molestar deliberadamente, aunado a que a dicha conversación en línea le hare una radiografía exhaustiva en la que se cuentan puntos mal ubicados, comas extraviados, acentos perdidos, exceso de puntuación y obviamente corregiré y evidenciare uno a uno los errores ortográficos de esa persona. OBVIO.

Como es posible que un maestro de 31 años, aunque sea arquitecto escriba CON TIGO en lugar de contigo y CON MIGO, por dios, le voy a regalar un diccionario, con un añadido más.

Yesica: nombre propio. || Palabra que se daba por señal secreta para reconocer durante la noche a los amigos, haciéndosela decir. ||

El juego donde se escriben acentos deliberadamente mal, se puede jugar de dos. Que dos ni que ocho cuartos, no tolero los errores de ortografía de primaria, tan fácil como que me pongo a contar los errores de “dedo” para que cierre la otra persona la ventana y me deje de molestar.

Eso si muchachos, una discusión se gana con argumentos solidos y no con afirmaciones molestas y denigrantes.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More