La filosofía de Mauricio Garcés

0

Que puedo decir, esta emblemática figura del cine Mexicano, es mucho más que un simple actor; este hombre se convirtió en icono y modelo a seguir de muchas personas, principalmente hombres, pero también hay mujeres que siguen practicando su filosofía, como si fuera una onda zen para las relaciones y sobre todo para el ego y la autoestima.

Como me acuerdo de uno de mis primos, se proyectaba cañón con este emblema de la década de los cincuentas, sesentas y setentas. El no solo colecciona sus películas, oh no, paso mucho tiempo aprendiendo cada una de las frases célebres de este adonis setentero, viendo sus películas para después tratar de reencarnar al señor del arroooooz, es más, yo podría asegurar que el primo pensaba que era su reencarnación, si no fuera por las fechas de nacimiento y muerte, él hubiera jurado que era la reencarnación de este empedernido seductor.

Notas Relacionadas

Yo solo puedo decir ese Mauricio Garcés es un loquillo, en buen plan, claro está, porque me encontré esta frase, una típica frase de alguien egocéntrico, narcisista, pedante y arrogante; pero aun así una frase legitima y honesta, una frase que me dio risa, porque siempre he pensado que debe ser una terrible pena tenerme y luego perderme, j ese Mauricio Garcés es un loquillo y pudo expresarse mejor y antes que yo, sobre los terribles efectos de perder a alguien como yo.

Pero quien fue este hombre, más allá del mito, más allá de las 60 películas que protagonizo, un personaje que hizo de la seducción un oficio, un personaje que hizo del sex appeal algo popular, un hombre que llevo el traje de gigolo empedernido, enamorado de las mujeres de todas en forma colectiva y a veces de una en forma particular.

Para muchos hombres este es el mentor, el Don Juan en el que todos se quieren convertir, para experimentar de forma fugaz y constante el amor en todos sus sentidos, el hombre más enamoradizo de México capaz de idear las frases más ocurrentes que hoy en día seguimos recordando.

Más que únicamente frases, para muchos se han convertido en lemas de vida, algunos claro esta las usan para la conquista, mientras que otros simplemente por vanidad las repiten de forma constante, que debo confesar, yo en muchas ocasiones he pensado un par de ellas.

  • “No, yo no soy un imposible; difícil sí, pero quien persevera alcanza.”
  • “Dios sabe que tengo miles de razones para ser vanidoso.”
  • “¡Las traigo muertas!”
  • ¡Suertuda!
  • Les tengo una excelente noticia: Ya llegué
  • ¡Ah no!, a mí que no me busquen porque no me encuentran
  • Yo no soy presumido; ¿Pero de qué sirve mi humilde opinión contra la de los espejos
  • Soy simpático la primera vez que se me trata, la segunda vez soy sencillamente delicioso
  • La besuqueada iniciará en 5 minutos, tú decides si te vas o te quedas
  • No importa el tiempo, tarde o temprano, todas caen…
  • Las mujeres son como la gripe mal cuidada, nos pueden hacer llorar y en el peor de los casos hasta matar
  • Es bueno saber que soy el pensamiento incómodo de algunos maridos
  • Sólo dame la oportunidad de demostrarte que hoy seré todo tuyo, mañana no te lo aseguro
  • El juego de palabras que utilizan las mujeres, es como un laberinto sin salida y sin retorno
  • No importa de qué parte del mundo vengas, te voy hacer pedazos
  • Los hombres somos como el café, tómame calientito y no te dejaré dormir toda la noche
  • Las mujeres con ideales, son mujeres con pasiones, los hombres con pasiones son ideales para las mujeres
  • Chiquitita, yo soy como el tiempo, una vez que me pierdes, jamás me recuperarás
  • Una mujer hermosa de espíritu, nos hace abrir los ojos a la vida, aunque estemos ciegos de nacimiento

Si bien el personaje de Don Juan surgió casi al final de los sesentas, esta figura marco para siempre ha muchas personas.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More