La fila de Shake Shack Mexico

0

Una verdadera misión imposible, que digo imposible, una misión absurda para locos de remate eso de intentar comer en este restaurante, porque para hacerlo había que estar en la fila de Shake Shack Mexico durante 5 horas.

No creo que haya una sola hamburguesa en este planeta, en verdad no la hay, que amerite tal barbarie que atente contra el sentido común, digo, en verdad resulta en extremo ridículo pensar en formarse 5 horas para comprar una hamburguesa de $230.00 pesos, ¿oh no?

He comido hamburguesas en todo el mundo, es mi platillo favorito, eso hace que pruebe estas maravillas culinarias en todos los rincones del planeta; una mexicana buscando en México y el mundo este manjar, así que he comido la versión de Jamie Oliver en uno de sus restaurantes, he comido las mismísimas hamburguesas que me tienen escribiendo este post, las originales del Shake Shack en NYC, he comido muchísimas hamburguesas en la gran manzana, he comido muchísimas más en México, así que creo que puede decirse que soy foodie certificada en hamburguesas, y debo decir que ninguna hamburguesa vale la pena 5 horas de espera.

Por más buenas que lleguen a estar, ninguna hamburguesa amerita que estés parado en el sol, en el intenso sol, formado para comer, POR CINCO HORAS.

Ninguna.

Si hubiera una cosa en este mundo que vale la pena formarse esa cantidad de tiempo, sería el Space Mountain de Disney, porque esos 15 segundos de viaje son épicos, eso es lo único en este mundo por lo que tal vez valdría la pena formarse 5 horas, mientras se te hacen llagas en los pies, y te supura la conciencia con pus de bilis por estar parado tantas horas en una infame espera que parece interminable; pero, fuera de eso, del mítico Space Mountain, nada amerita un esfuerzo de esta magnitud en la que estas parado en el sol, a la peor hora.

La fila de Shake Shack Mexico

Ninguna hamburguesa lo amerita, sin importar lo buena que este, y en esto hablo de sabor de la carne, el jugo y la combinación de sabores, porque te imaginas estar parado 5 horas bajo el cenit del sol a la hora de la comida, muriendo de hambre, enojado, cansado y parado, te imaginas comer una hamburguesa, ¿lo haces?, bajo esas características tan extremas, digo extremas hablando de la hora de la comida, y más en el estándar actual de comer hamburguesas, en el cual solo vas al restaurante, esperas max media hora para entrar, bueno, si es el Johnny Rockets esperas unos 45 minutos, pero eso es todo lo que tienes que hacer, esperar 45 minutos sentado en una baquita a que te llamen para comer.

Por eso decía que lo de hoy, la fila de Shake Shack Mexico fue extremo, fue un insulto para cada uno de los comensales que se paró ahí, y nadie iba en plan de “regálenme comida”, todos iban con su dinero a pagar los costos, que bajo un análisis fue una relación costo beneficio que te dejo molesto.

Ibas a disfrutar de una experiencia culinaria, según ellos y muchos medios de comunicación, fuera de este mundo, sin embargo, lo único fuera de este mundo fue que la gente se quedará ahí parada, que finalmente después de 5 horas esperando, sin importar que rica fuese, te iba a saber muy mal.

Creo que el problema fue la intensa demanda que genero el lanzamiento de este restaurante, que cree que puede copiarle al Krispy Kreme sus aperturas, pero no entienden que esperar en la inauguración de un Krispy es diferente porque además de que te regalan algo WOW con donas gratis durante todo el año, el producto que venden sin importar que sean 10k de gente formada, se despachan rápido, y no como una hamburguesa que prepararse toma 20-25 minutos mientras las personas comen, haciendo que la espera fuera interminable.

Otro problema HUGE de esta apertura, fue que, mientras esperábamos en la cola, en el pequeñísimo restaurante con muy pocas mesas habían invitados amigos, influencers y colados, quienes hacían sobremesa platicando, disfrutando de los regalos que les dio Shake Shack Mexico, mientras que todos los demás, el resto de mortales que a nadie le importaron NADA, estábamos parados bajo el infame sol.

Para que no se diga que nos dejaron olvidados en el sol, 45 minutos después de las 12 del día, un par de personas del restaurante llevaron una docena de vasitos de agua para soportar el horrible calor, sí, una docena de vasitos de agua para, no sé, éramos como mil, los locos que intentábamos comer ahí, pero llevaron unos cuantos vasitos de agua para la calors y la espera.

Fueron más bondadosos los del Burger King quienes llevaron refrescos tamaño grande para todos los que esperaban.

Bien, todos en la internet, todos en el tren del mame por la llegada de esta nueva franquicia hablan de, mmmm, básicamente el precio, los cuales si se comparan con otras cadenas de comida rápida son más altos, también se habla del menú y lo que se debe comer, pero nadie habla de la fila de Shake Shack Mexico, inmensa, larga y grosera, dejando que la gente se formará para intentar comer en este lugar.

Desde que me acercaba a Reforma 333, una cuadra antes del Angel, vi la enorme cantidad de gente, pero esperaba que fuera un mitin político o un paro, pero no, eran personas atraídas por la gran difusión mediática de la llegada de esta cadena de hamburguesas, con una fila de espera que llegaba al DHL de Reforma.

Como lo muestra mi mapita.

Parece una línea no tan larga, pero lo juro, era épica, tan épica, tan larga y con tanta gente, que incluso la gente del Sheraton, estaba enojada y molesta por el gentío de personas hambrientas.

Es más, delante de mi había una señora, llegue a las 12:00, que estuvo una hora formada antes que yo, porque quería entrar al DHL que estaba un poco adelante, pero la cola que no avanzaba, y por formarse en donde no era, la hizo esperar más de una hora y media, para después intrigada tratar de averiguar porque no avanzaban los envíos en DHL.

La respuesta es y será, fue culpa del Shake Shack Mexico quien hizo una convocatoria absurda para recibir muchísimas personas más que superaban por cientos, muchos cientos, su capacidad operativa.

Creo que la moraleja que nos dejó este restaurante es que mejor hay que comer local, optar por restaurantes locales que hagan hamburguesas gourmet si no te quieres ir a una cadena como Burger o McDonalds, es más, Carls, hay muchas otras opciones para comer una buena hamburguesa, sin pagar tanto y sin esperar 5 GROSERAS HORAS, como en algo como We Love Burgers.

También me quedo con otra noción para comer en Shake Shack rápido y pagando razonable, tengo que ir a NYC.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More