La derrama económica navideña

0

Los sacos de Santa esta temporada no se llenan con juguetes sino con montones de dinero por la inmensa derrama económica que dejan las celebraciones de fin de año.

La temporada decembrina es por excelencia el período económico que muchas industrias y sectores de negocio esperan con ansias, la razón, es la gran derrama económica que produce esta época; la cual dejo de ser un tiempo de reflexión para convertirse en la máxima representación del consumismo moderno, algo que diversas industrias han sabido aprovechar por no decir explotar, con un ciclo que cada año se hace más largo con experiencias de compra que comienzan desde mediados de noviembre con el esperado Buen Fin mexicano, el Black Friday americano, además de las grandes ventas digitales como el Cibermonday que mueven grandes cantidades de dinero.

La época de compras navideñas comienza cada año con el Buen Fin, el cual, el pasado 2018 logro un sólido crecimiento del 8%, comparado con otros años, logrando impresionantes números que dieron comienzo a las celebraciones y compras navideñas y solo hablando de las ventas en línea del Buen Fin, estas crecieron un 50% comparándolas con el 2017; pero este no fue el único record que rompió el fin de semana dedicado a las compras, además, la cantidad de servicios de consumo, productos, ofertas de turismo y restaurantes que se sumo fue arrasador con más de 12 mil empresas mexicanas y extranjeras que generaron en el Buen Fin del 2018, 94 mil millones de pesos en ventas.

Es BUEN NEGOCIO comenzar la Navidad con el Buen Fin

Con este impresionante número de ventas comenzó con el pie derecho la época de compras navideña del 2018, con sus infinitas compras anticipadas para que los consumidores llenen de amor y por supuesto cosas estas fiestas, y para ayudarlos las tiendas de autoservicio, especializadas y hasta las departamentales llenaron sus anaqueles con lo mejor de la temporada con precios relativamente decorosos, después de todo, ¿Quién podría ponerle precio a las fiestas navideñas?, tal vez nosotros no podamos hacerlo, pero las tiendas sí, fijando todo tipo de precios a artículos de temporada que compraremos, utilizaremos y desecharemos en tiempo record.

La Navidad sin dudas, es un negocio al alza, y no solo hablando de los productos que usamos de temporada, ya que hay un rubro muy especial en el cual se integran bebidas alcohólicas y productos gourmet, los cuales durante esta época son tan demandados que nos hace pensar en los siete pecados capitales de los negocios, y uno de ellos es no incluir estos productos en la cartera de servicios.

Vinos, licores, turrones, chocolates, charcutería, embutidos y hasta mermeladas se convierten en los regalos preferidos que llevamos casa durante estas fechas, y mientras los compramos llevamos felicidad a las empresas que los comercializan, que esperan y con mucha emoción la llegada de estas fechas, en las que se dispara el consumo a niveles abrumadores, y ni siquiera el Sr. Claus podría imaginarse las magnitudes que alcanza.

Básicamente todas las industrias, sectores, empresas, productos y marcas durante el ciclo navideño reviven en este frenesí de compras, e incluso los productos más criticados de esta temporada, como los suéteres feos de navidad, han encontrado un nicho de mercado y tiendas como Forever 21, Zara, Nordstrom e incluso la tienda retail Walmart han lanzado una exitosa línea de suéteres navideños feos que esas fechas se venden como pan caliente.

Las celebraciones de fin de año dejaron de ser un momento para reflexionar y se convirtieron en el momento de las compras, esto ha creado una gran presión en las tiendas, especialmente las minoristas, que, desde el Buen Fin comienzan con sus pronósticos de ventas y con esta temporada buscan alcanzar sus metas de ventas anuales.

El periódico decembrino es la época que todos esperamos para compartir, pero, sobre todo, para activar la economía de nuestro país; sin embargo, no todo es villancicos, ponches y luces de colores ya que el reto de esta temporada cada año crece y con tantas compras las tiendas (las verdaderas fábricas de Santa) deberán enfrentar el desafío de vender a tiempo, ofrecer una experiencia de compra satisfactoria mientras miles de clientes al día abarrotan sus cajas.

Si bien este es el sueño de todo negocio logísticamente y hablando de servicio al cliente es una pesadilla, con filas de 40 minutos de espera, empleados desesperados, clientes ansiosos harán que el negocio de la navidad tenga que reinventarse apoyándose de las ventas en línea y el click and collect que permitirá a las personas reducir sus tiempos de compra, además de plantear nuevos retos de logística que las empresas deberán entender para tener justo a tiempo las compras de navidad y las empresas que no sepan hacer esto y enfrentar este desafío.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More