La chava que estuvo viendo su foto 3 horas

1

Lo juro, 3 horas, esta vez no exagero, esta vez no estoy con mis excesos literarios, es en serio, hay una chava que es capaz de ver sus fotos 3 horas, y yo creo que hasta más; ¿cómo lo sé?, pues me senté junto a ella en mi seminario de periodismo, y mientras yo intentaba poner atención, estudiar y aprender, el egocentrismo de esta chica me distraía, me sorprendía y me dejaba sin palabras, porque no paraba de ver su foto, que por cierto la tenía en carrete y tenía unas 15 fotos distintas, pero iguales del mismo encuadre, la misma foto.

Acaso será tarada, egocéntrica o se entretiene con cosas muy simples, mmmmmm, noooo, antes de que se hipnotizará con su foto, platique con ella, se veía bastante normal, algo fresa y engreída, pero era bastante normal, bueno, esa impresión tuve hasta que su obsesión con esa foto, me dejo atónita y para colmo, me estaba distrayendo, y creo que mi fascinación/horror era la idea de buscar una razón para que una persona pueda ver por tanto tiempo una foto, y con el dedo revisará las otras tomas, que juro eran idénticas, solo con diferentes filtros y paso mucho tiempo recortando la foto, para hacer mejores encuadres y compartir esa foto por Instagram como mil veces, claro, la enviaba a diferentes personas.

Me pregunto, ¿sabrá cómo se usan las redes sociales?, o porque la envió a tantas personas.

Es como esas veces que tú sales bien en una foto, los demás no, pero eso vale madres y terminas subiéndola y etiquetando a todos, acaso ¿será cómo eso?

Ok, yo sé que soy partidaria de las fotos, tomarlas y verlas, editarlas y compartirlas; total, mientras a ti te gustes y te guste mirar tus fotos, que los demás digan misa; además, si no tienes nada mejor que hacer, pues haz un photoshot, obvio de fotos, igualitas, algún ángulo estará mejor o te resaltará mejor; así lo hacen en las revistas, por qué tú no podrías hacer lo mismo.
Digo e insisto, si tienes el tiempo y las ganas de autoretratarte mil veces, pues qué no.

Pero una cosa es tomarte fotos, y otra muy distinta obsesionarte con ellas y como en un trance ver y ver y ver y volver a ver esa misma imagen, para matar el aburrimiento y en ese proceso unas cuantas neuronas.

La chava que estuvo viendo su foto 3 horas

Literal, 3 horas viendo y editando la foto de sus labios en una servilleta junto a un vaso, 3 putas horas y lo peor me estuvo distrayendo, es como la gente que en el cine está usando su pinche celular para ver una pantalla de WhatsApp, que lo peor, ni les contestan.

Hay que estar como muy pendejo para pasar 3 horas viendo eso, la foto o el WhatsApp.

Y lo peor, tenía como 15 fotos iguales, más las nuevas versiones que hizo para subir a Instagram esas nuevas versiones y compartirlas con sus cuates, hasta creí que no tenía internet, porque si tuviera se entretendría con otra cosa y no viendo la misma foto 3 horas; creo que estaba jugando a encuentra las 5 diferencias, lo errático es que no las había.

Y me cambie de lugar en la clase y seguía viendo su foto pedorra.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More