La belleza cuesta

1

…Y mucho

Hablando en todos los sentidos, la belleza tiene un costo muy alto que solo está disponible para aquellos que están dispuestos a sacrificar tiempo, dinero, esfuerzos, sudor, recursos, paciencia, dolor, salud y todo aquello que ofrezca un camino directo y sin escalas a la belleza, sin importar que sea seguro o no, los costos que implique, todo sea por lograr la perfección en nuestro cuerpo. Aunque bueno, es la persecución de ese extraño adjetivo físico, que, en muchas ocasiones aleja a las personas de la belleza más hermosa y más rara de este planeta: la belleza interior, esa que esta de la mano con la paz interior, claridad mental y cosas raras de ese tipo.

Que por cierto, es muy curioso, como la belleza interior y la belleza exterior lograrlas al mismo tiempo, no es algo común, pues, quiero decir que no son cosas que sucedan al mismo tiempo, que claro, hay personas que pueden tener estos dos tipos de bellezas al mismo tiempo, pero no son personas comunes, ya que lograr estos dos tipos de belleza al mismo tiempo es algo muy raro hoy en día, hablando principalmente por que la belleza interior es algo que está en extinción.
Habrá muchas personas de cuerpo hermoso, de atributos innegables, con cara celestial, pero personas que posean una mente hábil, una vasta cultura, gran inteligencia, hermosos sentimientos, paz mental y cosas al estilo, eso es muy difícil de lograr, porque al igual que ejercitar un cuerpo, hay que ejercitar la mente para tener un espíritu noble y bello. Podría decir yo, que es más difícil aun, ser una persona hermosa por dentro, que el trabajo que implica serlo por fuera.

Además, ahora con tantas opciones la belleza artificial es la que inunda nuestra sociedad, ¿no te gusta tu nariz?, la respuesta es opérala, ¿no te gustan las facciones de tu rostro?, cámbialas con una operación, ¿deseas labios más gruesos y sensuales?, rellénalos, ¿no te gustan tus pómulos?, cámbialos, ¿tu rostro no es firme?, botox, y así sigue los cambios no solo del rostro, sino del cuerpo entero.
Ahora una persona puede lucir completamente diferente, en base a lo que muchos llaman como belleza, perfección o deseable, con buenos resultados; pero ese ya no son ellos, ya no es su rostro, ya no es la belleza natural con la que esa persona nació.

¿Qué vale más?, una persona con belleza natural o una persona con belleza plástica instantánea, aunque bueno, si nos ponemos filosóficos nacer bello es mera genética y hacerse bello es mera cuestión de dinero.

Aunque es interesante medir el nivel de esfuerzo que requiere la belleza exterior versus lo que implica lograr belleza interior; mientras en una recurres a todo tipo de estrategias, regímenes de acondicionamiento físico, entrenadores, cirugías, cremas, depilaciones, fuerza de voluntad, dinero y más, la belleza interior requiere otro tipo de estrategia.

Es curioso no, como la apariencia influye tanto en nosotros que seríamos capaces de cualquier cosa para lograrla, someternos a locas rutinas de ejercicio, dejar de comer lo que nos gusta, hacer uso de bisturí y cosas extrañas de la medicina estética, todo sea para vernos perfectos, pero que pasa cuando nos damos cuenta que nuestro interior no es tan bello como quisiéramos, ¿Qué pasa?

Es por ello que el debate cuando se habla de belleza es uno polémico y muy acalorado, hay quienes defienden la eterna búsqueda de la belleza a como dé lugar y hay quienes afirman que eso es subjetivo y depende siempre del espectador, ese que aprecia la belleza.
Polémica a favor y en contra, un gran énfasis hay hoy en día cuando se habla de belleza, la perfección y la búsqueda constante e inalcanzable de los estándares modernos que hoy llamamos belleza; aquellos que la televisión, el cine, las revistas y los demás medios masivos nos venden como el ideal. Mujeres con cierto perfil y sobre todo cierto porcentaje de grasa corporal y hombres sumamente musculosos y perfectos.

Pero, ¿Qué es la belleza? Y la otra pregunta ¿por qué cuesta tanto lograrla?, es más, aquella afirmación de que “la belleza duele” hoy en día es real, para aquellos que experimentan la belleza o están buscándola y aquellos que la aprecian.

Definir la belleza es algo difícil, porque tiene muchos conceptos o definiciones, desde el modo artístico, el físico, el intelectual y por supuesto el filosófico, pero sabiendo cuál es su definición, podemos acercarnos un poco más a su comprensión.

belleza. (De bello). f. Propiedad de las cosas que hace amarlas, infundiendo en nosotros deleite espiritual. Esta propiedad existe en la naturaleza y en las obras literarias y artísticas. || 2. Mujer notable por su hermosura. || ~ artística. f. La que se produce de modo cabal y conforme a los principios estéticos, por imitación de la naturaleza o por intuición del espíritu. || ~ ideal. f. Principalmente entre los estéticos platónicos, prototipo, modelo o ejemplar de belleza, que sirve de norma al artista en sus creaciones. ||

Ahora sé, o mejor dicho, sabemos que es la belleza y eso no nos acerca ni tantito a comprender el costo que requiere la belleza exterior.

Y si bien estoy consciente de que lo que más importa en este mundo, es hacer un combo de belleza exterior, belleza interior e inteligencia, normalmente pasamos más tiempo buscando la perfección física.

Mi apreciación por la belleza es extrema, la odio y la amo, una extraña relación pasivo agresiva que me hacen siempre despreciarla y perseguirla.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More