Jefes sin criterio

1

Una frustración que afecta el desempeño laboral de muchas no solo personas, sino empresas, el hecho de que los altos mandos, bueno, ni siquiera tienen que ser altos sino más bien cualquier persona que tenga a su cargo personas o actividades para afectar un buen proyecto.

Y en México es la tierra en donde directivos, líderes y jefes, lejos de coordinar a un equipo para alcanzar logros y metas laborales pasa lo opuesto, siendo que el encargado de tan importante tarea es un incompetente que solo está en el puesto por nepotismo, contactos o muy buena suerte, haciendo todo menos trabajar, y por supuesto que en el proceso culpa a su equipo entero antes que aceptar la culpa.

A poco no te ha pasado que en la mayoría de tus empleos conociste a un jefe así, tan incapaz y sin visión que cualquiera podría hacerlo mejor que él, literal, cualquiera, pero bueno, lidiar con estas personas en el trabajo es tan común, convirtiéndose en una sensación de impotencia colectiva a la que todos los mexicanos deberíamos acostumbrarnos porque suceden en todo tipo de sectores y por más que intentes lidiar con estas personas para hacer BIEN TU TRABAJO o en el caso extremo que evidencies esta situación frente al jefe de tu jefe este hecho, es muy probable que pases UN MUY MAL MOMENTO, ¿qué te queda hacer?, pues obvio, hacer lo mejor posible tu área, sin importar que sea estúpida, absurda o existan mejores formas de hacerlo, jajajajajaja. Ok, está muy mal seguir las órdenes de un estúpido o estúpida que no sabe ni siquiera sumar, restar o sus ideas son tan necias que hasta da miedo escucharlas.

Pero te guste o no es tu jefe, y para que suceda el milagro laboral de que los altos directivos de la empresa se den cuenta de ello pasaran muchos, muchos años, solo tienes realistamente dos opciones: UNA QUE TE DEJE DE IMPORTAR Y HACER LO QUE TE DICEN O DOS BUSCAR OTRO EMPLEO, ya sé que las dos opciones están de la fregada porque en la primera te matan el espíritu y la segunda es una tarea súper complicada en esta economía tan feroz en la que todos harían cualquier cosa por un empleo.
Por eso tienes que alcanzar el punto medio en el que hagas lo mejor posible tu trabajo sin que este afecte tu salud emocional o mental, busca la manera de disfrutar y apreciarlo, da lo mejor de ti mismo y deja de agobiarte por las idioteces que te ordena hacer tu jefe, jajajajajajajaja, suena a tarea compleja pero tienes que hacerlo, recuerda es parte de madurar.

Y típicamente existen 5 tipos de jefes incompetentes, en breve te los describiré y te daré algunas opciones para lidiar con ellos.

El jefe chistosin: De personalidad extravagante siempre busca llamar la atención de todo su staff, con chistes tontos, ofensivos e inclusive racistas. Su capacidad profesional puede o no ser buena, pero su habilidad para conseguir metas en equipo es nula, debido a su personalidad.
Lo que tienes que hacer es lejos de evitar contacto personal es intentar comprenderlo, entenderlo y de alguna forma ser su amigo subordinado, jajajajajaja, no te estoy diciendo que le hagas la barba, sino más bien lo toleres, lo que quiere es amigos y si tú tienes que ser su “amigo” para que te deje trabajar en paz, pues hazlo; aunque eso signifique escuchar 2 horas de estupideces, recuerda es tu jefe.

La Arpía: Una jefe que recién entraste a la compañía o la empresa suponías era una persona muy capaz, profesional y de alta dirección, claro, cualquier líder tiene un mal carácter, pero conoces a la jefa arpía y descubres que no sabe nada DE NADA, absolutamente nada y para buscar su promoción profesional se valdrá de los logros de los demás.
Te mucho cuidado con ella porque buscará cualquier oportunidad para denigrarte, bajarte la autoestima y quedar bien con tus proyectos. Creo que la mejor forma para lidiar con este tipo de jefes, es tener en mente que lo que quiere es destruir tu espíritu, no te dejes y sobrevivirás.

El familiar: En muchas empresas es bien común que el nepotismo este a la orden del día, dejando al mando de cualquier área, sin importar su importancia dentro del negocio a un papanatas que no sabe ni escribir, pero eso sí, es el hijo, sobrino o ahijado de alguien, ah y no podemos olvidar que las áreas de comunicación ahora están al mando de las bellas hijas de los jefes, que de comunicación solo saben usar su iPhone.
Qué hacer con el patán ahijado de alguien, lo que todos hacen, saltárselo y hacer tu trabajo.

El egresado de la escuela fresa: no entiendo por qué pero todavía pasa y mucho que en nuestro país salir de una universidad cara es sinónimo de competitivo e inteligencia, pasando sobre cualquier persona más capaz egresada de escuelas oficiales o particulares de menor costo la matricula, pareciera que entre más fresa sea la persona, mejor para el puesto es.
Y yo diría que estos jefes son muy al estilo la jefa arpía que buscaran cualquier éxito fortuito de su staff para ponérselo a título personal, lo que te queda cuando tienes un jefe fresa y usar tu cerebro para destacar sobre él, buscando la forma de evidenciar que tu trabajo no tiene nada que ver con él.

El dinosaurio: en todos los campos hay dinosaurios y el laboral no es la excepción, es común toparte con plazas directivas que están ocupadas por arcaicos dinosaurios que del negocio ya no saben nada, pero su “experiencia” y los años que llevan en el puesto los hacen inmovibles.
Mi consejo para lidiar con este tipo de jefes, es que pidas su “consejo” pero termines haciendo las cosas a tu manera, el no sabrá como llegaste al resultado pero se sentirá escuchado por su personal.

Obvio te recomiendo RECORDAR SIEMPRE que si algo falla es tu culpa, ni te conocen y eres un reverendo imbécil, pero si eso salió fue su GRAN IDEA, así es así será solo tienes que no sufrir en el proceso.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More