Jaso Bakery sigue sin gustarme

0

En esto de ser un comelón en la CDMX te encuentras muchos lugares y muchas experiencias gastronómicas, tanto buenas como malas; supongo que la enorme variedad y diversidad de probar todo lo habido y por haber puede sorprenderte de forma positiva y negativa. Pero, ¿a qué viene este choro?

Bien, en una ciudad tan grande como esta, es muy fácil encontrarte un lugar, un restaurante, una tiendita, una cafetería, un puesto callejero, una fondita, un Don vendiendo comida callejera tan rica, que simplemente la gente hace cola; pero con el paso del tiempo estos negocios únicamente pensando en las ganancias bajan la calidad de su comida, el sabor cambia y aquel lugar que tanto te gustaba pasa a ser un infame recordatorio de cómo se puede arruinar un buen producto.

Eso es muy común en la gastronomía, MUCHO.

Así que las reseñas de los blogueros de comida siempre están cambiando y si ayer un lugar era genial, hoy tienes que regresar para corroborar que tu sello, que tu reseña o tu recomendación siga siendo REAL.

Ahora, en el caso de Jaso Bakery siguen siendo consistentes, pero en un sentido negativo y siguen estando muy malos sus postres. Supongo que lo único que mantiene vivo a este lugar es el nombre de Sonia Arias y la comida que venden; pero para estar en Polanco, la cumbre gastronómica de los mejores restaurantes, este lugar es bastante promedio yo diría mediocre y la ausencia de comensales es algo que se deja ver y lo que antes eran muchas mesas y muchas ganas de vender comida, ahora es una tienda vacía, con estantes sin postres, cero variedad de dulzura y mesas vacías.

Realmente muy raro ver en Polanco un lugar con estas características vacío y sin crecer; bueno, eso pasa cuando la comida es mala y los precios son absurdos.

Eso sigue siendo consistente en esta tienda, restaurante, pastelería o lo que sea que eso sea, un lugar que no ha encontrado una identidad; y si bien puede existir alguien que diga:

“A mí me gustan sus postres, amo su tarta de crema de cacahuate y chocolate, o sus brownies o sus extraños bombones”

Lo sé, en gustos se rompen generos y hay personas que tienen predilección por los sabores fuertes; pero vamos, cuando hablamos de dulces, de postres y esas cosas golosas queremos que la repostería desparrame dulzura y no sabores salados.

Por ejemplo, los bombones están secos, algo duros y eso se puedo concluirlo porque no tienen rotación de productos. Los brownies están secos, son duros y el sabor a chocolate no se siente y lo peor, es que ese brownie de un peso aprox de 150gr es de $50 pesos, cuando comparas el precio versus otras opciones, te sientes robado.

A Jaso Bakery le falta sabor, o mejor dicho adecuar sus recetas y sus sabores al paladar mexicano, uno que es dulce y nos fascina los sabores pronunciados. Y no solo lo digo yo, sino la ausencia de comensales habla mucho de esta pastelería, que no tiene variedad y sigue teniendo el mismo menú que puedes ver desde hace algunos años.

Díganme, ¿quién sigue vendiendo en su pastelería los mismos postres que nadie quiere comprar?, creo que Jaso Bakery.

Reseña de Jaso Bakery 2015

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More