Inventando palabras

5

¿Por qué estoy inventando palabras?

¿Qué me sucede?, será que me estoy estupidizando y por eso cuando hablo no me queda de otra más que inventar palabras tontas que suenan muy triviales y que evidencian su origen imaginario y salido de mi cabecita loca; palabras tontas con las cuales me comunico y doy énfasis a mis ideas igualmente descabelladas, pero me preguntaban hace rato, “y que palabras inventas” y me puse a pensar en ese buen argumento. Yo digo que invento palabras, pero no existe evidencia tal en este preciso momento o en esta conversación de dicha aseveración la cual a ustedes les pueda parecer exagerada, pero no estoy loca, sé que lo hago.

Notas Relacionadas

Los milagros existen

Mi lado obscuro

El peor error de mi vida

Pero ¿ustedes qué carajo saben?, con todo respeto claro está. Verán ustedes, gracias a la magia de la edición del internet, en este momento están leyendo un producto terminado el cual paso por algo así de 40 minutos de edición y revisión, obvio MÍAS, así que seguro esto tiene errores, NO MUCHOS pero aún así existen en este texto imprecisiones en ideas, errores ortográficos no muy detectables por el ojo común no adiestrado en el arte de las letras, y lo mejor aquí junto a mi tengo un diccionario que me permite saber que decir y como lo quiero decir, oh bendita magia del internet que me hace quedar como toda una erudita, cuando no lo soy, es más estoy muy lejos de ser lo que se llama, déjame ver, cuál sería la palabra “inteligentoide” sí, muy atinada esa palabra.

A diferencia de cuando estoy en vivo y en directo a todo color, digo cada idiotez que incluso me ruboriza a mí, bueno, me ruborizan las carcajadas que despierta mi idiotez latente que me expone de vez en cuando, como si me traicionara mi subconsciente en un intento de complot por convertirme en el bufón local, cuando creo que sin esforzarme lo logro con altas calificaciones.

Sí, creo que debería mudarme al ciber espacio y vivir única y exclusivamente en él, aislarme y dejar de existir en el mundo real, para editar mi perfecto yo que solo puede existir en el internet.
Un lugar en el que por ningún motivo podrían salir de mi boca palabras como “golosidad”, “indirectamente proporcional”, “gestionadamente”, “indicatividad”, “sofiscitidad”.

Lo más curioso a mi falta de vocabulario e intelecto es que todas las palabras nuevas que adiciono al lenguaje español, bueno en su mayoría, terminan con “IDAD”, pensándolo bien es buena idea esa de adicionarle a todas las palabras esa terminación, tal vez pueda expresarme con mayor elocuencia y las personas por fin logren entender lo que balbucea mi boca.

Tal vez no sea ignorancia, sino una simple enfermedad mental, quien sabe, aquí el único común denominador soy yo, seguro si investigo llegaré a la irrelevante conclusión ¿pero eso resolverá el que deje de inventar palabras?

Tal vez si sea ignorancia y me niego a aceptar ese espantilante hecho, rechazando la idea de creer que mi educación fue en vano, maldición a quien engaño, esos 3 años en la primaria, digo 6, 3 en la secundario, 3 en la prepa y 4 cuatro en la universidad si fueron años perdidos y olvidados en la memoria, pero me gusta creer que de alguna manera bizarra y extraña si aprendí algo.

Estoy convencida en mi loca cabeza, que en un lugar recóndito de mi mente existe información y conocimiento útil de vida, que de alguna manera si aprendo cosas y lecciones de vida, sé que en algún lugar empolvado existen palabras reales con significados profundos, listos para comunicar geniales ideas y sentimientos igualmente profundos.

Paréntesis divagatorio: Me acabo de dar cuenta que no debería vivir sin una pluma y montones de hojas, ya sé que el mundo se está volviendo paperless, pero una escritora como yo necesita un montón de hojas para poder escribir montones de palabras inventadas, porque eso de teclearlas en mi blackberry, digámoslo de manera gentil NO ES FUNCIONAL, estúpida blackberry no me sirve para nada, mucho menos para teclear millones y millones de caracteres aleatorios y random, es lento y tedioso; creo que será buena idea cargar un cuadernillo y una pluma a cualquier lugar. Quien sabe cuando me llegue un ataque de inspiración; además eso de inventar palabras tontas sea una buena idea para comenzar un diccionario moderno de la lengua MODERNA, en que se especifiquen todas las connotaciones de este nuevo y mejorado español.

Retomando mi idea, estaba pensando nuevamente por qué invento palabras, que gano, obvio expresarme de manera medianamente entendible para con los demás y de forma relativamente fácil todas las bobadas que revolotean en mi cabeza. Lo más gracioso de inventar nuevas palabras es que los demás si entienden lo que quise decir en un principio, seguido de una evidente burla.

Huy ya sé, debería hacer una lista de Pro´s y Contras sobre esto de decir crear nuevos vocabularios.

Inventando palabras

Pro´s
-La gente entiende lo que digo sin esforzarme por pensar
-Repito no tengo que pensar
-Puedo articular todo lo que se me ocurre de manera rápida

Contras
-Se burlan de mi por ignorante y decir “responsivo” en lugar de… Momento responsivo si existe MALDITA SEA, si existe, estúpida gente ignorante que me quiere hacer ver por ignorante.

Además no soy la única que aplica eso de las adiciones al lenguaje español, mi hermano es de esos que le encanta traducir palabras del ingles directa y literalmente al español.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More