Homero Simpson contando lo de todos, ¡así soy yo!

2

Últimamente todo mundo quiere contarme sus cosas, sus tonterías, sus pedos, sus patoaventuras; y no creo que sea por ser digna de escuchar sus hazañas diarias, sino más bien es su afán de protagonismo y de salir en la Tele digo Internet, cómo saben que soy bloguera de oficio quieren salir del anonimato con una historia chusca para el internet.

Lo que no saben es que normalmente encuentro inspiración en aquellos que no quieren salir del anonimato, aquellos cuya interacción conmigo es informal y muy casual y siempre me dicen no vayas a publicar esto, eso hace que inmediatamente se encienda mi deseo por hacerlo.

Notas Relacionadas

Siempre ando en busca de tópicos que aunque no sean relevantes, sean muy divertidos, simpáticos y chuscos. Algunas veces son sumamente absurdos y sin sentido como el post “Arreglando las cosas a fregadazos” “La satisfacción de decir Te lo dije” “No soy una persona Multitask” y muchos otros al estilo, que normalmente son fuente de inspiración de mis amigos, familiares y conocidos. Y todos ellos saben que siempre los balconeo en la web, es por eso que muchos ya tienen cuidado sobre lo que me cuentan, por eso de no ser publicados en el cyberespacio y divertir a miles a expensas suyas.

Todo esto me recordó a Homero cuando era maestro en un centro y daba un curso sobre como llevar un buen matrimonio y termina comiéndose una naranja y por supuesto ventilando sus intimidades con Marge.

¿Por qué hacemos esto Homero y yo?, creo que la respuesta sería bastante obvia y simple, no tenemos nada que decir, tenemos vidas muy sencillas y monótonas que no los entretendrían a ustedes en lo más mínimo. Esa es la respuesta oficial. La extraoficial sería que me divierte más, andar de chismosa en los espacios del submundo de la web.

Otro hecho indudable es que tengo el nivel de atención de Homero (AAA, nos parecemos tanto; como dos gotas de agua) y siempre tengo un nivel de atención algo pobre en las platicas, de esa forma solo llega a mi conexión interneuronal unas líneas fuera de contexto y con muchas lagunas, de ahí proviene la falta de sentido y coherencia de mis redacciones.

Así que pueden intentarlo, chance y pega y terminan con un titular en mi blog, con alguna de sus historias domingueras sobre como pasaron el extra de biología. Solo es cuestión de conversar conmigo.

Y ya saben ser un buen escritor es como comer una naranja.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More