¡Hola amiga!

18

No es que sea grosera, pero no soy tu amiga
Acaso será que ese desconocido X me saludo a mi pretendiendo que yo sea su NUEVA amiga, obvio, yo no le conteste y no por ser mamona y darme mi taco, sino porque es peligroso interactuar con cualquier desconocido que te saluda, obvio.

Es una regla no escrita y bien sabida por todos, una regla implícita de la vida, que a los extraños no se les saluda nunca, es más, ya ahorita después de haber sido victimas de muchos fraudes y embusteros hasta eso de ayudar a alguien es algo peligroso. Así que si no quieres meterte en problemas y salvar el pellejo en esta loca ciudad, todos sabemos que por la calle se camina rápido, enfocado, mirando hacía adelante, siendo esquivo y nunca haciendo contacto visual con nadie, suena a película futurista onda Mad Max, obvio, sin que la ciudad este derruida, pero es que estos tiempos modernos en los cuales muchas personas mienten y hacen cualquier cosa para embaucar a los demás, no esta de más ser cauteloso.

¡Hola amiga!

Además, siendo una ciudad tan grande, es muy poco probable que te encuentres con algún conocido y todos sabemos que con desconocidos no se habla nunca. Así que ¿qué clase de idiota o malandrín anda saludando a las personas? ¿Saludándome a mí? Es obvio que yo o cualquier ciudadano paranoico y neurótico de esta ciudad va a sospechar y se quedará estupefacto ante este protocolo social “de saludar”.

Es más, a veces ni mis conocidos o vecinos me saludan, por qué ese chico que ni me conoce me saluda, por qué me dice amiga, acaso nos conocemos de una vida pasada, acaso planea robarme los $20 pesos que traigo en la bolsa y mis chicles, ¡Qué! ¿Qué rayos quiere de mí?

Lo más cagado es que el chico se saco de onda, porque no salude, y porque hice cara de apoco me saludas a mi, creo que más que cara de preocupación hice cara de OMG me esta hablando a mi, nadie me habla a mi, es cómo si un espíritu o alma en pena fuera transitando por la calle y alguien “especial, que ve gente muerta” lo saluda, haría cara de OMG me puede ver, así me paso, creo que un estupor helado recorrió mis huesos y erizo mi piel, alguien me habla a mi OMG.

Pero eso si, se me hizo muy desfachatado que me dijera “hola amiga” que seguía en la línea de clichés “a que hora vas por el pan”, a lo mejor lo que me quería decir es “amiga se te callo tu billete de 20 y unos chicles mientras sacabas el celular de la bolsa”, eso hubiera explicado mucho y diría demasiado sobre aquel joven tan amable, porque es una regla de esta ciudad implícita y muy negativa, que si ves que a un desconocido se le cae algo, te lo quedas, porque te lo encontraste en la calle.

Creo que todos los chilangos estamos muy mal de la cabeza, también creo que esas reglas de las que hablo son algo neuróticas y definitivamente muy negativas.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More