Expectativas de ir a la estética

0

Te has fijado todo lo que sucede cuando vas a la estética a cortarte el pelo, sin importar si eres hombre o mujer; si eres de la generación millennials o posterior todos vamos a las estéticas con la misma promesa básica de ventas que nos hacen estos lugares, salir luciendo como modelo de revista, sin importar que sea un modesto salón de una modesta colonia o el gran salón más trendy de la ciudad. Todas las estéticas unisex nos prometen un corte de revistas, sin importar que la persona que te corte el pelo, tenga un corte de pelo tremendamente funesto.

Ok, ahora pueden regañarme y decirme que estoy siendo superficial y que no debería juzgar a un libro por su portada y que nada tiene que ver el conocimiento, la habilidad y la practica con tener un salón de súper moda en un lugar chic o que sea un pequeño local en un lugar humilde, NADA TIENE QUE VER TALENTO CON HUMILDER.

Ok, en eso tienes razón, pero hay una cosa que no puedes negarme, los salones de belleza, las estéticas unisex venden imagen, venden a las personas que van a comprar sus servicios las portadas de moda, con esos cortes, con esa imagen que hace referencia únicamente a la imagen.

Es decir, si vas al nutriólogo y esta gordo el señor, pues no vas a comprarle nada; si vas con un asesor de imagen que francamente no tiene idea del estilo, pues no vas a creer que pueda mejorar tu apariencia; si vas con un coach de vida y resulta ser un mediocre fracaso, que clase de coaching te va a dar. Pues lo mismo sucede cuando vas a la estética, sin importar lo humilde que sea, ese lugar para atraer clientela a abusar de las imágenes de internet y de alguna manera nos venderá con su publicidad engañosa que esa de la foto o el de la foto puedes ser tu después de tener un corte de cabello en ese lugar, Independientemente que te cobre $40 pesitos o te quieran sacar por un corte de cabello $950.00, eso no importa, todas las estéticas nos venden la misma promesa.

Algunos lo cumplen, no todos.

Pues no es por menospreciar, pero si pongo en tela de juicio cuando veo a una actriz de Hollywood siendo parte de la publicidad de un lugar sin mucha gente y cuando entras ves que el cabello de todos sus peinadores y cortadores lucen peor que el mío; me hace dudar de lo que son capaces de hacer.

Cuando uno va a una estética lo hace con la promesa de lucir igual que en el póster genérico de banco de imágenes que tiene en la entrada de la estética, la realidad es otra, motivo por el cual nunca he sido fiel a ningún centro de belleza. No se trata de cuanto cobren o la publicidad engañosa que tengan en sus paredes, se trata de que cumplan la promesa de cumplir mis expectativas de darme un cabello o mejor dicho, un corte de cabello que me haga sentir bonita.

Tal vez la culpa es de la ambigüedad del concepto “sentirme bonita” y no debería pedirles milagros, jajajajajaja, ellos o ellas que, solo cortan mi cabello.

Pero al poner expectativas tan grandes de lo que uno puede esperar en esa experiencia, es su culpa, de alguna manera están vendiendo un corte de cabello de ese tipo.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More