Exceso de honestidad

2

Nunca se han topado con alguien tan franco que después de unos minutos de conversación tienen la fuerte noción de que esa persona debía haber parado hacía varios minutos antes, a mi si me ha pasado y con más frecuencia de la que me gustaría admitir.

Ah, como recuerdo aquellos bellos años en donde la comunicación era diferente, para que te regañaran o se burlaran de ti, tenías que estar en un lugar presente y en la mayoría de las veces era alguien de mayor rango que tú, por lo que te tenías que aguantar y fumar toda ese choro, aunque también te podían ver la jeta, digo, cara e interpretar que esa conversación te estaba molestando; pero ahora con internet, el Facebook, Skype y twitter las personas se desplayan sermoneándote con todo tipo de discursos a veces nefastos o excesivamente honestos.

Notas Relacionadas

Ya sé que estoy loca, no necesito a un loquero o alguien que me recuerde cada 3 minutos este problema mental, también estoy conscientisima que tengo 5 kilos extras, ya lo sé, se imaginan que su bascula tenga alarma de voz para recordarles el peso extra y te cante como los niños de la lotería tu sobrepeso, sería algo traumante.
O qué necesidad hay de explicarte durante 15 minutos lo mal que lucias en cierta ropa, que tus decisiones dejan mucho que desear o que podrías hacer las cosas de mejor manera, ¿Qué necesidad?.

Exceso de honestidad

Las criticas existen por algo y ciertamente es para que las personas mejoren, pero considero yo que hay una gran distancia entre las pláticas con exceso de honestidad y las críticas constructivas, creo que el viejo arte de la consideración y la diplomacia se está perdiendo y ahora con la moda de la “libertad de expresión” cualquiera puede opinar y expresar lo que sea, incluso esas aseveraciones de “es una amargada” tienen cabida, por qué, pues se está siendo honesto; brutalmente honesto como se catalogó al Dr. House, pero eso sí, recuerden que House no tenía un solo amigo.

Pero ahora si es una expresión honesta, no hay pedo, tu dila.

Supongo yo que la delgada línea entre honesto y moderado es muy delgada o tal vez ya en estos tiempos son conceptos totalmente opuestos, me pregunto yo que pasó con aquella vieja costumbre de darle la aviada a tus amigos y soportarlos, nooooooooo, ahora eres excesivamente honesto y terminas diciéndole “normalmente me cagas, deja de ser cagante y compórtate como yo quiero”. Me resulta curioso que ya ni tus amigos te aguantan y todos te quieren cambiar, que paso con eso de aceptar a los demás como son y sin querer cambiarlos, porque hay que ser realistas y no serías honesto con alguien si no quisieras que cambiara algo.

Pero tengo una filosofía, normalmente le doy la aviada a las personas con este problema de honestidad, y es que propuestas indecorosas, avisos amenazadores y exceso de honestidad son cosas que recibo únicamente el próximo martes de 9 a 11, el chiste es que siempre es el próximo martes, siempre.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More