Eterno resplandor de una mente sin recuerdos

1

Podríamos hacer de esa oración una bella y sublime sentencia, refugiarnos en la tranquilidad del olvido y la ausencia del recuerdo, solo para poder embriagarnos de una breve pero intensa tranquilidad, escondidos en la nada resguardados del todo.

Sería fantástico no lo creen, poder borrar de nuestra cabeza todas aquellas cosas insignificantes ó tal vez inmensas que nos atormentan y nos persiguen a cada instante. Como poder acallar a los pensamientos, como detener ese frenético torbellino de ideas que genera nuestra mente agobiándonos y torturándonos, solo para descubrir que no podemos luchar contra ellos. ¿Que hacer? rendirse a sus pies o tratar de correr para que no nos encuentren.

¿Por que olvidar?
Acaso no es el ser humano la suma de sus errores; que es lo que desesperadamente queremos borrar de la memoria, será aquella persona que tocó nuestra alma y ahora se ha marchado sin mirar atrás, tal vez sea algún error que hemos cometido sin pensar en las consecuencias, acaso un bumerang de recuerdos que viene a la velocidad de la luz dirigiéndose contra nosotros.

Sin lugar a dudas una de las mejores actuaciones que Jim Carrey nos regalo en esta gran película, Eternal Sunshine of the Spotless Mind aunque un tanto difícil de seguir me parece una obra maestra de la psicología humana. Seguro muchas veces hemos deseado esta solución drástica y definitiva (que según la ciencia ya esta cada vez más cerca de convertirse en una realidad), pero como podríamos aprender de nuestros errores si los olvidamos, como podríamos evitarlos en un futuro si ya los hemos anulado de nuestra cabeza; estaríamos condenados a repetirlos en una vorágine decadente sin fin.

Por mas doloroso que sea el pasado, por más caídas que hayamos tenido en el camino, estas existen por una razón, por un motivo que nos hace levantarnos erguir la cabeza y seguir caminando. Aprender de estas lecciones nos hace quienes somos ahora o en quien nos convertiremos en el futuro. Aunque la tentación del olvido sea muy grande rechazarla nos hace más grandes a nosotros.

Y después de tanta palabrería dominguera intentando autoconvencernos de porque es mejor NO olvidar, olvidémoslo todo y disfrutemos este gran día sin más complicaciones.

Hagamos del olvido una profesión y de la negación nuestro hogar.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More