¿Están tus datos seguros en las aplicaciones de fitness?

0

Te guste o no, incluso aquellos detalles de tu vida diaria se pueden digitalizar hoy en día.

Desde refrigeradores conectados a redes WiFi o asistentes de Inteligencia Artificial que controlen tu hogar.

La conectividad avanza al mismo ritmo que lo hace la tecnología.

Las aplicaciones personales de fitness no iban a ser una excepción, evidenciada por el gran número de rastreadores de calorías consumidas, rutas realizadas o ejercicios completados.

Hay cientos de aplicaciones disponibles que te pueden acompañar durante estas actividades, y muchas de ellas son realmente efectivas.

Sin embargo, tienden a demandar una gran cantidad de información personal.

Una persona realmente consciente de su privacidad va a querer saber que información comparte con la aplicación.

En este artículo vamos a explicar que deberíamos compartir y que no.

Casi cualquier aplicación requiere de unos permisos básicos con los que poder funcionar. Esto es especialmente importante en las aplicaciones de fitness ya que necesitan recolectar y procesar cantidades de información extremadamente sensibles.

Por ejemplo, recolectan tu localización, tu estado de conectividad o valores de rendimiento.

Para poder valorar que información queremos compartir, te dejo una lista de aquellos permisos que suelen pedir este tipo de aplicaciones, así como sus funciones.

Acceso a la red.

Como muchas otras categorías, el acceso a la red es un permiso que exigen muchas aplicaciones.

Aplicaciones con acceso a esta categoría pueden cambiar el tipo de conexión (WiFi, 4G, LTE etc.) y prevenir así que tu teléfono entre en modo suspensión.

Si lo vemos así, este permiso le da mucho poder a este tipo de aplicaciones sobre el teléfono, pero la realidad es que lo necesitan para poder sincronizar los datos que se procesan cuando las utilizas.

Como la mayoría de aplicaciones, no almacenan información de manera local, si no en un servidor centralizado.

Aplicaciones tan conocidas como Strava, Garmin o MapMyRun utilizan esta función, siendo un requisito imprescindible pero no un gran factor de riesgo.

Compras en la aplicación.

Algunas necesitan este permiso para poder realizar cargos monetarios por actualizaciones o para poder acceder a características premium.

Sin este permiso, cualquier intento de realizar un pago será automáticamente rechazado.

Este permiso es un estándar y no debe de causar ningún tipo de alarma, sin embargo, intenta ser siempre consciente de quién utiliza tu teléfono.

Hay reportes de padres que dejan a sus hijos con el teléfono y terminan viendo como estos realizan compras inconscientemente.

Acceso a los contactos.

Dar permiso a tus contactos siempre suele ser un tema controvertido, ya que permite a la aplicación poder acceder a tu lista de contactos con total libertad.

Suele ser usado para conectarte con amigos que tengas en la plataforma que estés utilizando.

Es importante saber entonces, que cuando el permiso está activado, la aplicación puede leer este tipo de información en cualquier momento y sin enviar ningún tipo de notificación.

Acceso al almacenamiento.

Con este permiso la aplicación pasa a tener acceso total a toda la información que tengas almacenada en tu dispositivo, tanto en el almacenamiento interno como en la tarjeta SD.

Las aplicaciones de fitness suelen usar esta función para subir fotografías y exportar estadísticas.

Localización

Sin duda alguna uno de los permisos más importantes en cuanto a aplicaciones de fitness se refiere.

Este permite acceder a tu localización de manera precisa.

Utilizando servicios que se encuentren alrededor, como redes WiFi o torres telefónicas, puede determinar tu localización y utilizarla para realizar un seguimiento de la ruta que estés llevando mientras usas una de las aplicaciones mencionadas anteriormente.

Al mismo tiempo, puede mostrar rutas para que las sigas o métricas en tiempo real de tu desplazamiento, así como un análisis posterior a la actividad que hayas realizado.

Bluetooth

Este permiso es necesario para poder permitir a nuestra aplicación poder conectarse a un dispositivo externo, como puede ser un smartwatch, un monitor de pulsaciones cardíacas o dispositivos de terceros como Garmin.

Sin embargo, no todas las aplicaciones de fitness necesitan de este permiso para funcionar.

Un vez que tenemos claros los permisos que este tipo de aplicaciones necesitan para tener un correcto funcionamiento, dejamos al usuario la opción de activar aquellos que considere más seguros para la actividad que vaya a realizar con este tipo de aplicaciones.

Si bien es cierto que las aplicaciones de fitness suelen registrar donde te encuentras en todo momento, los resultados obtenidos de pruebas realizadas por el laboratorio de seguridad AV-Test IT demuestran que las aplicaciones de fitness han mejorado drásticamente su seguridad con el paso de los años.

Aun así, si después de revisar todas la configuración de nuestra aplicación de fitness favorita y los permisos a los que tiene acceso no nos llega a transmitir la suficiente seguridad, siempre podemos optar  por tener activado un VPN mientras que usamos nuestra aplicación, para prevenir que se comparta  información personal sensible que se encuentre almacenada en nuestro teléfono.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More