Espero que no me estén viendo

0

Alguna vez en la vida han estado haciendo algo tan ridículo, extraño, depravado, bizarro, vergonzoso que les cruza por la mente: Dios, que bueno que no hay nadie viendo. Porque de ser así, serías el ser humano más grotesco y vergonzoso del universo, y confieso abiertamente que así me siento casi todos los días, de verdad que me ha pasado tantas veces que doy gracias por hacer home office y estar sola la mayor parte del día, porque si alguien me viera haciendo esas cosas que nadie debería ver o incluso mis atuendos, creo que perdería el glamour en tiempo record y la gente pensaría que soy una desamparada, obvio, por las garras que visto cuando nadie me ve.

Pero debo decir que cuando estas en casa, siempre buscas la comodidad y esta es ofrecida por la ropa más vieja, fea, fodonga, arrugada y agujereada de tu closet; además nada como tus viejos, olorosos y mugrientos tenis, que por cierto no usando tu ropa buena en casa, extiendes su vida útil. Así que no lo niegues, todos cuando estamos en casa, lucimos como si fuéramos pordioseros y es únicamente cuando hay visitas que corremos a ponernos presentables, esa versión de nosotros que si se puede presentar al mundo.

Notas Relacionadas

Contestar el teléfono

Las estrellas y sus fans

Eso escalo rápido

Los estragos de la gripa

Estoy hablando de todas esas cosas que hacemos, que no nos gustaría que nadie viera, porque simplemente son vergonzosas, digo cuando estoy sola trabajando en casa y me doy cuenta que me muero de hambre voy al refrigerador a tomar literalmente cualquier cosa, ponerla en un plato sin siquiera calentarla y como con las manos, si algo se cae a mi camisa, termino lamiéndola y al final del día mi playera esta con tantas manchas, que siempre termino pensando que debería comer con un babero de bebe, pero nadie me ve, GRACIAS A DIOS, nadie puede darse cuenta que soy una cavernícola y si pasará, me sentiría como Lenny cuando descubren que su modus vivendi es muy precario y termina pidiendo a Marge que no le diga a nadie como vive.

Así me siento yo muchas veces, que nadie sepa como vivo, por favor, que ahora que lo pienso, ya me estoy balconeando; pero lo único que me consuela y me conforta es que mis cosas más vergonzosas tienen que ver con mi vestimenta y la forma en la que como, aunque también está el hábito extraño que tengo de olerme el cabello, tener todo aventado en mi escritorio, de vez en cuando me pedorreo pero no hay problema porque nadie se da cuenta y cosas de esas, por si estabas pensando que mis indiscreciones más bien tenían que ver con algo de índole pervertido, lamento arruinar tu fantasía y decirte que soy ñoña y parezco vagabunda en casa.

Por ello cuando me descubro haciendo esas cosas que son inconfesables me acuerdo mucho de la serie Sabrina la bruja adolescente, la serie que yo veía cuando era adolescente, obvio, y me acuerdo muy vívidamente de un capitulo en particular, cuando Sabrina con sus poderes de bruja espiaba a sus amigos cuando estaban haciendo cosas en su casa, que bueno, ella los veía estudiando o rockeando, cuando yo estoy haciendo cosas que nadie debe enterarse que hago, NADIE, me preocupa tener un amigo o conocido que tenga poderes mágicos y pueda verme, así que dejo de hacer eso que estaba haciendo, lo sé, es una locura pensar eso y más bien me debería preocupar por cámaras ocultas o que usen mis celulares como cámaras espías, QUE HA PASADO, pero te juro que me agobia más que me espié una bruja a que eso pase.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More