Esperar 5 horas por un mensaje

2

Es literal, hay gente que espera 5 horas por un mensaje cortante de vuelta, me pregunto, ¿por qué lo hacen gente?, en serio diganme, ¿por qué lo hacen?, así, claro, por amor.

Alguna vez te has visto en la penosa espera de esperar un mensaje, uno que no llega mientras te dejan en visto y la sangre se te caliente, las venas de la frente se te saltan y una voz en tu cabeza, si, esa voz que normalmente te da malos y neuróticos consejos, esa voz te grita y te exige, que exijas respeto en este momento y en plan demandas de un terrorista te hace mandar mensajes medio terroristas y muy neuróticos sobre respeto, que a ti nadie te deja en visto y menos te hacen esperar 5 horas un mensaje de ok.

Notas Relacionadas

Bromas telefónicas

Lo que significa ser blogger

Bien, en teoría no deberíamos angustiarnos tanto cuando alguien no nos contesta un mensaje en tiempo y forma; pero seamos honestos, con los estándares actuales de comunicación eso es tan normal, hablando de esperar una respuesta, que ya no deberíamos ponernos psicóticos por una espera estándar de 5 horas.

Ya sea por trabajo, porque no tenían ganas de contestarnos o nuestro mensaje era tan estúpido que no merecía una respuesta, ya deberíamos acostumbrarnos a ese estrés de esperar y esperar.

Aunque hay que reconocerlo, solo se espera el mensaje amado, mmmmm, lo que quiero decir es que solo nos angustiamos y nos agobiamos esperando un mensaje, cuando es de alguien que nos importa, porque obvio, cuando alguien nos vale sombrilla pues que nos conteste la semana que viene, mucho no te importa; por otro lado, solemos hacer esperar a esas personas que no nos importan mucho, sin importarnos que nosotros le importamos a esa persona.

Ah tiempos locos en los que pensamos, que clase de ruin y malvado, no ser humano, sino monstruo egoísta te puede hacer sufrir dejándote en visto y hacerte esperar mucho tiempo por una breve respuesta, ¿quien podría hacer ese horrible acto de bullying emocional?, ah si, tú lo hiciste ayer a otra persona, upsi.

Curioso, pero esto de esperar mucho por un mensaje es algo que nos hacen y algo que hacemos, no como venganza y tampoco es la búsqueda de reequilibrar el karma, es simple egoísmo y nos parece “ok” no contestarle a alguien que no quieres contestarle, al final puedes culpar al trabajo de no haberlo hecho.

Pero en un sentido extremo, muchos trabajos en la actualidad te permiten tomar tu smartphone para contestar “estoy ocupado”, “trabajando”, o algo así, para que la otra persona sepa que de momento será muy difícil responderle.

Pero supongo que hay ocasiones en las que es difícil contestar, la verdad es que yo admito que la mayoría de las veces me da flojera contestar y no es que sea una perra desgraciada y deje a las personas deliberadamente esperando 5 horas, pero a veces pasa, y no soy solo yo, todos lo hacemos, dejamos a las personas esperando por nuestra respuesta y luego te toca esperar pacientemente que alguien se digne a contestarte.

Y este análisis ya no se centra en el porqué, sino más bien en el estrés psicológico que esto nos causa, a mí lo que me resulta un enigma es cómo podemos esperar tantas horas por un mensaje que sabes que no llegara.

Acaso es el “Síndrome del Coronel no tiene quien le escriba” y esperamos pacientemente, día tras día, la carta con noticias de nuestra pensión, pero en este caso no es carta, es un WhatsApp y no es nuestra pensión sino un mensaje que esperamos con urgencia.

Esto despierta otros comportamientos muy curiosos y cuando voy por la calle, sumergida en mis pensamientos, todos, bueno casi todos, están mirando WhatsApp, esperando una respuesta, esperando ver en su pantalla la leyenda de “escribiendo”, mientras se atormentan leyendo y releyendo una conversación.

Nadie debería esperar 5 horas un mensaje, sin embargo sucede.
Mi consejo es no seas aprensivo/a y si no llega ese mensaje, ni te angusties, ni te estreses, no es el mayor mal del mundo.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More