Ese momento en el que te estas durmiendo en clase

0

Y no puedes hacer nada para evitarlo.

Todo estudiante ha pasado por ese momento en su vida estudiantil, ese terrible momento en el que comienza un sueño poderoso y poco a poco comienzas a dormirte en la posición más incómoda del planeta, sentado en un pupitre, en una silla incomoda, con una luz infernal, con ruido ambiental de risas y el poderoso somnífero de la voz de tu maestro mientras intenta enseñarte algún conocimiento valioso para la vida.

Notas Relacionadas

Desconectándose del trabajo

Rebelde sin causa

Mientras eso pasa y luchas contra tus instintos, poco a poco el mundo de Morfeo con sus ninfas, sirenas y sueñas maravillosos te seducen, para rápidamente quedarte profundamente dormido, mientras babeas, roncas y todos en el salón te graban para subirlo a YouTube o Periscope, mientras el maestro solo puede pensar que desperdicio su vida, mientras toca fondo y todos sus estudiantes se duermen en clase.

Lo sé, suena a una historia macabra o de esas cosas que frustran los sueños de la vida, mmmm, es irónico, mientras sueñas de forma literal truncas tus sueños metafóricos, ya sabes, por aquello de que si no estudias, no vas a ser nadie en la vida.

Pero por más que lo intentes, por más que luches, a veces terminas durmiéndote en clase, ya sabes un poco por culpa del jetlag social que no te deja dormir y otro mucho porque el maestro está enseñándote algo tan aburrido, que simplemente terminas durmiéndote.

Qué bueno, nunca ha faltado en un aula de enseñanza el tipo que se duerme, pero ahora ya no es solo uno, sino muchos, acaso es culpa del sistema estudiantil que simplemente está en decadencia, acaso somos nosotros los culpables por no dormir, o lo que se estudia es tan aburrido que te duermes.
Deberían inventar eso para las personas que sufren insomnio, deberían ponerlas a estudiar y seguramente se quedarían dormidas en un parpadeo; eso o simplemente los que hemos experimentado ese terrible sentimiento, ese momento en el que te estas durmiendo en clase que inventas toda clase de excusas para achacarle a tu sueño un culpable.

De hecho, los más nerds de la clase, también nos dormimos, mmmm, o será que ya no soy tan nerd como antes; porque resulta que en las últimas clases que tome, termine luchando por no dormirme.

Ese es el peor momento de la vida de todo estudiante, cuando el maestro por más que habla, por más que lo intenta, por más que trata de captar tu atención, llega el momento en el que comienzas a dormirte sin poder hacer nada para evitarlo.

Grandes, chicos, adolescentes, pequeños, todos alguna vez nos hemos quedado dormidos con vergüenza y sin ella, lo hemos hecho. Yo culpo a las aburridas clases de ello; porque cuando me encuentro algo interesante, algo que reta mi intelecto, todas mis neuronas se encienden y trabajan conjuntamente; pero en las aulas de clase para lo contrario.

Aunque pensandolo bien, estar durmiendo en clase es uno de esos grandes placeres de la vida.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More