Encontrando dinero en casa

0

Cuando pasa eso, lo siento, pero dinero tirado en área pública para mí es como encontrar un billete en la calle, de quien es, pues obvió, es ahora mío. Y bueno, esa política mía creo que todos la siguen en mi casa, si te encuentras dinero ya chinchaste, es tuyo. A menos claro está que te lo encuentras en el lugar o la zona de alguien, digo, si hay dinero, billetes o morralla en la mesa de mi hermano o en la silla de mi mama, se asume que es de ellos respectivamente sea el caso.
Tampoco es como para sorprenderse encontrarse dinero en la cama de alguien, en su pantalón o en su bolsa, se sospecha que es de esa persona. Igualito que encontrarte una cartera con mucho dinero en la calle pero con su debida identificación; por más tentativo que sea asumir que no es de nadie ese dinero, tu consciencia y tu moral te harán hacer lo correcto.

Pero eso no quiere decir que cobres una pequeña comisión por tu honorable acto/transacción monetaria, la persona que lo perdió que lo vea como un rescate; además de lo perdido a lo encontrado ya es algo. A menos que seas mi mamá, ella no se deja cobrar mis pequeñas comisiones por encontrar su dinero que van del 30 al 45%, ella sólo necesita echarme sus ojitos y listo a ella por ser quien es, sus transacciones son libres y se recupera su dinero sin comisión.

Sin embargo mi hermano y mi papa hacen cara de ya que, que por cierto mi hermano no suele perder mucho dinero, por eso de que no dispone de mucho flujo de efectivo, dejando entonces a mi papa, ah, adoro a mi papa y sus extravíos involuntarios de dinero; pero sólo me gusta cuando le pasa en la casa, supongo que cuando le pasa en la calle es karma.
Porque hay días en los que él es como mi yo del pasado, que sabiamente me deja regalos monetarios pero en vez de ser yo dejando dinero olvidado en un pantalón, una chamarra, la mochila o una cartera vieja él lo deja estratégicamente esparcido por toda la casa.

En la cama, en la sala, en los sillones, en la salida del baño, en la cocina, por aquí, por allá y no es que mi señor padre sea rico, para nada, pero es muy descuidado y es bien común ver 5, 10 o hasta billetes de 20 por toda la casa. Y hay una ley en mi casa, una ley universal, si te encuentras dinero en la casa de los Flores, obvio si eres un Flores, ese dinero es tuyo. Pero esta práctica tiene sus reglas y sólo aplica en áreas comunes como sala, sillón, mesa, baño, cocina y el único beneficiario soy yo, tampoco aplica que agarren mi dinero si por descuido lo deje olvidado o tirado ellos tienen la obligación de devolvérmelo, así que prácticamente esta ley monetaria tiene una única beneficiada y soy yo, es que soy pobre, los demás pobres de ellos si se les ocurre hacer eso.

Es mala leche, o sea, es de hambreados.

Y el otro día fue como bolo de bautizo, ya sea porque mi papa andaba muy deprisa o estaba muy distraído que en la misma media hora en la sala me encontré un billete de 200 y luego uno de a 100 tirados, pero ahora que lo pienso pudo haber sido un cuatro para detectar cuál de sus dos hijos es medio ampón, y fui yo.
Lo chistoso es que mi hermano fue quien lo encontró las dos veces que pasó por la sala y grito, papa se te cayo dinero de nuevo y se fue.

Ahora que lo pienso que pinche es mi hermano, en vez de dárselo sólo le grito que lo levantará, le hace como cuando toma recados y los apunta en una hoja que pierde estratégicamente, pero yo escuche todo eso primero con el de 200 y luego con el de a 100, ya con el segundo billete supe que eso era una donación que me hacían a mí, a su hija pobre con mucho gusto y amor.

Con ese mismo gusto y amor tome el billete, como mi yo del pasado dejando billetes en el pantalón mi papa los deja en el piso, afortunadamente no lo agarro Roxy, si no se lo hubiera comido.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here