El tiempo pasa muy rápido

0
240

El tiempo, creo que actualmente es la métrica por la cual todos nos regimos; esa valiosa medida que no solo determina nuestra vida o quiénes somos, sino que en la actualidad el tiempo, se termina convirtiendo en el bien más preciado que poseen las personas.

Más o menos como lo que plantean en la película El Precio del Mañana, en la que las personas más ricas, son las que tienen más tiempo, tiempo para vivir, tiempo para hacer, tiempo para cambiar.
Bien, lo sé, es ciencia ficción y llegar a ese mundo, con esa sociedad cuya riqueza se mide por el tiempo, nunca nos pasará de esa forma; pero es una maravillosa metáfora, sobre cómo funciona el tiempo, como nos rige y como tiene un gran valor.

No es de gratis el viejo adagio popular de:

Tiempo es dinero

En verdad el tiempo tiene un gran valor, no solo hablando de números y métricas cuantificables, el tiempo es algo que tenemos y se escurre de nuestras manos, sin darnos cuenta, lo que lo hace tan valioso; de ahí que se hayan hecho muchas reflexiones sobre atesorar el tiempo, los momentos y elegir sabiamente con quien gastamos ese valioso tiempo que se va y nunca regresa.

Finalmente, el tiempo, es lo único que tenemos, lo único a lo que nos aferramos, pensando en el pasado, a veces en el futuro, y dejando que se escape el tiempo presente.

Definitivamente el tiempo y su poder en nuestra vida, desde un punto filosófico es innegable, y ahora, ni se diga del poder del tiempo objetivo y real, en el aquí y el ahora.

Pero de niña yo solía ver al tiempo como algo interminable, algo lento, algo que tardaba mucho en suceder, y siendo niña no podía estar más frustrada por lo lento que avanzaba el tiempo y como tenía que esperar una eternidad para que se cumplieran las fechas, primero esperando a que avanzaran los segundos, los minutos, las horas, los días, las semanas, los meses y los años.

Cuando era pequeña esperaba que el tiempo avanzara con gran velocidad, y ahora, que el tiempo agarro esa velocidad imparable, como ir en un auto de F1, ahora solo puedo sorprenderme por lo rápido que pasa el tiempo, por lo implacable que es, y que no hay fecha que no se cumpla, ni plazo que no se venza y todo es por acción del TIEMPO que no deja de avanzar.

Así se nos vienen los años, y se acumulan; no sé, tengo la percepción de que ayer fue enero, de que ayer comenzaba este 2017, que sin darme cuenta termino muy rápido, más rápido de lo que me hubiera gustado y los días pasaron con magia veloz.

Supongo que la gran moraleja de estos días es ver el tiempo con respeto y entender que nunca para, que va a paso veloz con o sin nosotros, tal vez, eso que se dice sobre evaluar con quien pasamos nuestro tiempo, sea una buena idea, para atesorar momentos que valen la pena y disfrutar del poco tiempo que tenemos, el cual se va muy rápido.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here