El teléfono está embrujado

2

La historia que a continuación leerás querido lector, es completamente verídica y no sólo está basada en hechos reales, sino que yo puedo dar testimonio de aquel espeluznante suceso. Un extraño acontecimiento que se convirtió en algo más, algo que descubrí y me aterro de forma rotunda, para entender que hay cosas que están fuera de la lógica y el alcance.

Si bien para muchos y muchas, fantasmas, demonios, duendes, espectros, apariciones y demás son mitos, leyendas urbanas salidas de la imaginación colectiva, es sorprendente ver la cantidad de personas en diferentes niveles culturales que afirman haber tenido un encuentro con lo paranormal. De hecho, la curiosidad que causa el mundo de lo desconocido, es tan grande que se ha hecho una industria multimillonaria a su alrededor, desde el cine hasta charlatanes, todos aquellos afirman tener contacto con el mundo paranormal, un acceso a ese plano que tiene muchos secretos.

Bien, peras o manzanas, muchos que usan la lógica y son escépticos a ese mundo desconocido, todos afirman que hay que tenerle más miedo a los vivos que a los muertos; pero que pasa cuando esa delgada línea entre normal y paranormal se cruza, que pasa cuando el terror te persigue por culpa de las cosas que no ves claramente, pero sabes que allí están, que haces cuando la cosas pasan de ser siniestras y extrañas a un nivel más raro, ¿qué haces?

Bien, yo desde que soy pequeña he tenido una habilidad especial, si, onda el niño raro de sexto sentido, si bien yo no veía gente muerte, afortunadamente, siempre he tenido una fuerte conexión con ese mundo; una conexión que explote al máximo cuando fui adolescente hippie New age, y me dedique al conocimiento del alma, del más allá, de la meditación, de los fantasmas, de los oráculos, de la adivinación.

Sí, además de ser rara, era la niña sin amigos, aunque supongo que mis hobbies tuvieron mucho que ver con eso, pero que quieren, en los noventas estaba de moda ser wiccan y new age, mucho tiempo libre me hacía pasar muchas horas leyendo sobre ese mundo desconocido.

Entonces paso lo que sucede cuando uno tiene un hobbie excéntrico y pasa mucho tiempo y energías dedicándole esfuerzo, me hice muy rara, me hice muy holística y para muchos no sólo daba paz mis pláticas hippies, sino que para muchos yo era capaz de ver el futuro, si, pase mucho tiempo estudiando las líneas de la mano, no sólo para decir el futuro, sino para conocer el carácter de una persona, sus misterios y demás; con sólo ver la palma de la mano de alguien yo podía decir mucho, motivo por el cual muchas personas, amigos, familiares y curiosos, quedaban sorprendidos y escépticos. No sólo eran las manos diciéndome el futuro, también lo era el café, las cartas españolas, americanas, tarot, runas y demás, para muchos mis habilidades para ver eso eran sorprendentes y notorias, que se extendieron poco a poco a mucho más, escuchaba cosas, sentía cosas y hasta podía ver el aura de las demás personas.

Para personas lógicas o gente de ciencia, eso era claro, yo estaba loca y peligrosamente muy cerca de la esquizofrenia, afortunadamente mis padres y familia tienen una profunda creencia en el mundo paranormal, así que todos sabían con certeza que yo no era o soy esquizofrénica y más bien tengo una extraña habilidad innata que me conecta con ese mundo paralelo.

Pero sabes que, una vez que entendí que mis habilidades estaban conectadas con algo extraño, entré en pánico y deje que mi parte lógica se hiciera cargo de eso, así entro a funcionar mi lógica para cuestionar cada pensamiento hippie u holístico que aprendí por muchos años. Es más, en la actualidad tengo cierta pena y reservas cuando hablo de mi etapa holística, que para muchos se queda en que era hippie, pero es algo que forma parte de mí, algo que trato de dejar dormido, porque en lo que son peras o manzanas, si estoy loca o es una habilidad real, prefiero que eso se quede dormido, porque no se sí sea sugestión o un talento natural, pero yo vi, sentí y escuche muchas cosas que me hacían tener muchas reservas, a veces miedo porque algo o alguien me acechaba tanto, que casi podía sentir como esa cosa estaba siempre junto a mí.

Supongo que o estoy loca o el poder de la negación funciona y repetirme muchas veces que nadie estaba conmigo, había funcionado, pero de vez en cuando esa sensación regresa muy fuerte, tanto que casi veo lo que esta tan cerca de mí.

A veces incluso podemos interactuar, por ejemplo, ayer por la tarde sucedió algo bien extraño, a eso de las dos de la tarde, la luz comenzó a variar, iba venía, justo cuando estaba en medio de una llamada telefónica, a horas de trabajo, justo cuando más cosas tenía que hacer, hasta que la luz se fue, obviamente no preste atención alguna, no es común que se vaya la luz, pero tampoco es algo que se achaqué a un ataque fantasmal, más bien es algo común en la Ciudad de México eso de quedarte sin luz, teléfono o internet, porque así son los servicios mexicanos.

Ok, se fue la luz y en ese momento me puse a cambiar mi teléfono directo, inalámbrico, que sin luz no funciona y ahí me tienes haciendo eso, mientras ruidos raros se escuchaban, que obviamente no le di importancia.

Porque necesitaba hablar por teléfono, así que lo conecté y en ese instante se me ocurrió llamarle a mi papa para preguntarle algo a su teléfono celular, por cierto, ven que hay gente que todo lo habla con su mama, yo todo lo hablo con mi papa, así que estaba marcándole de mi celular a su celular, cuando en eso suena mi línea directa, mmmm, raro pero no la contestare, estoy marcándole a mi papa, quien por cierto no me contesta, coincidencia.

Pero no dejaba de sonar mi línea, así que cuelgo el celular para atender la llamada y esta deja de sonar, mmmmm, raro pero no imposible, así que nuevamente vuelvo a marcar y sucede lo mismo, empieza a sonar mi línea, justo cuando estoy marcando el cel de mi padre, mmmmm, eso es raro, porque siguen sonando ambas líneas, así que para verificar si es coincidencia o algo más, vuelvo a colgar el teléfono celular y para de sonar mi línea, ahora ese incidente tenía mi atención y que crees que hice, volví a marcar, y volvió a sonar, pero estaba vez iba a contestar esa llamada para ver quién era.

Cuando lo hice mi sorpresa fue tal que sólo comencé a reír después de decir hola, era yo misma marcando del celular a la casa, jajajajajaja, por pinche distraída pensé que era víctima del coco, jajajaja, hay dios, que distraída soy. En realidad no sólo soy algo mensa, distraída y últimamente ando más en la baba que de costumbre, pero fue bueno saber que no era un fantasma.

Así que lo que descubrí con mucho horror el día de ayer es que soy bien tarada, jajajajaja y mi telefono no estaba embrujado.

You might also like

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More