El calor del verano

0

Ay, el calor nos hace actuar extraños, locos, nos pone cachondos, calientes, apaga nuestro cerebro y nos hace sacar nuestro lado más florido con expresiones como “que puto calor”, seguido de baños fríos cada 2 horas, ah y en el medio de esa experiencia también es común escuchar expresiones llenas de frustración y quejas al estilo “pinche calor”, sin importar quién escuche nuestras groserías, el jefe, nuestra abuelita, el vecino o quien sea. Obvio, con este pinche calor, hay que quejarse del calor del verano, y nadie puede verte feo o juzgarte, en todo caso, sumarse a la queja, porque con este calor no me imagino quien diga:

“que rico calor”

Notas Relacionadas

Desconectándose del trabajo

Rebelde sin causa

Ni idea que día es

Porque a menos que tengas un aire acondicionado que te acompañe a todos lados, uno termina sufriendo las inclemencias del calor del verano, quedas pegajoso, harto, fastidiado y sin ganas de nada, absolutamente nada.

Eso explica siempre la actitud ahuevada que tienen las personas que viven en la playa, sea cual sea el destino o lugar, todas las personas que viven con temperaturas de más de 30° centígrados, todos andan con una actitud, no de flojera, SINO DE HUEVA EXTREMA. No solo en la falta de rapidez con la que hacen las cosas, es más, hasta hablan lento y pausado; supongo que vivir en lugares tan calurosas aturde a la mente, la aletarga y como lo he dicho, el calor del verano apaga nuestro cerebro.

Y el calor que estamos sufriendo es tan insoportable, que lo que retrata Fernando Delgadillo en su canción Al Sol de Mediodía se queda corto; literal, parece que estamos en el medio oriente, pero sin dunas de arena, nosotros nos perdemos en el concreto, el calor, la desesperanza y el tráfico, pero claro, los chilangos no, no las vemos tan negras como personas que viven en zonas realmente cálidas, pero cuando uno no está acostumbrado al sol, inclusive 26° centígrados son suficientes para alucinar y maldecir el calor extremo, mientras buscas el ultimo chorrito que quedo de tu agua, la cual te tomaste en 15 minutos, y sin agua y en el calor del verano, uno comienza incluso a hacer testamentos en el cel para enviarlos por mensaje de texto.

Es más, en uno de esos alucines mal plan en el calor del verano, uno alucina en plan espejismos a los vendedores Bon Ice, pero ley de Murphy, justo cuando quieres que un pinche vendedor de Bon Ice este cerca, ellos desaparecen; pero cuando no quieres ni madres, están cada semáforo jodiendote con su cantaleta “boniceeeeeeeeeeee, boniceeeeeeeeeeee” y no entienden que no quieres nada, pero cuando de verdad son necesarios, estos desaparecen.

Simplemente el calor intenso nos hace irracionales y nos pone en una mentalidad INTENSA e insoportable en la que debemos quejarnos con desagrado de todo y se nos quitan las ganas de disfrutar de esta ciudad, es más, podemos buscar bronca y agredir a quien sea, simplemente porque el calor del verano nos puso de malas.

Solo piensa esto, imagínate salir a la calle, justo cuando el sol está en su cenit, no hay aire fresco, estas sentado en el coche, el aire acondicionado no sirve y por más que bajas las ventanas, parece que estas metido en un horno para cocinarte en tus propios jugos y lo peor es que al bajar del coche bañado en tu propio sudor, algunos oliendo feo, otros simplemente empapados, eso simplemente quita las ganas de salir a la calle. Neta, pensar eso, solo el hecho de pensar eso, me dan ganas de quitarme la ropa, jajajajajajaja, ay no, no es cierto, ya me está traicionando el subconsciente, lo que quería decir es que pensar en eso, me dan ganas de llevar conmigo mi traje de baño para por lo menos andar fresca, espera dije lo mismo, lo que quería decir es que me dan ganas de quitarme la ropa, jajajajajaja.

calor de verdad

Que por cierto, te has fijado como culpamos al clima de todo, incluso lo culpamos por querer andar con menos ropa, o estar de mal humor o incluso cuando actuamos de manera errática y rara, ¿Quién es el culpable?, obvio el clima es culpable de todo, que cuando hace calor, es el calor, que cuando hace frio, el mendigo frio.

Nunca estamos a gusto con el clima, a excepción de que seas chilango y el clima este templado, pero algo que no voy a negar, es que es bien diferente sufrir de calor en la ciudad, que sufrir de calor en una playa, ahí en todos lados hay aire acondicionado o de menos una alberca para nadar y refrescarse.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More