Ego masculino, es muy fácil herirlo

7

Dicen y dicen mucho que el sexo femenino, es el sexo débil; bien, cuando hablamos de fuerza física, tal vez ese hecho sea irrefutable, pero cuando se habla de fuerza interna, voluntad, carácter y actitud, sin sonar feminista, debo decir que las mujeres somos el sexo fuerte. Hablando en muchos sentidos, como el simple hecho de parir, ningún dolor se compara con eso, por más que los hombres quieran dejar en el mismo nivel de dolor una patada en los bajos con dar a luz, LO SIENTO, no se compara, por eso y mucho más es que las mujeres no somos el sexo débil, NOOOOOOOOOOO, nosotras mandamos en muchos sentidos, es más, podría decir yo que conozco a muchas mujeres con más huevos, metafóricamente hablando, que algunos hombres que conozco.

Cuando se habla del sexo débil, debería reconsiderarse la respuesta, es más, ahora hay mujeres que maltratan a sus hombres, novios, maridos.
OK, la violencia de género no es algo gracioso y no debería reírme o burlarme, lo siento, pero suena gracioso cuando se piensa en los modernos mandilones que siempre dicen “sí mi amor”, pero realmente, la violencia de genero contra mujeres o hombres, NO ES GRACIOSO y deberíamos ser más sensibles a estos temas.

Notas Relacionadas

Desconectándose del trabajo

Rebelde sin causa

Pero bien, ya dejamos en claro que hombres y mujeres vivimos en una era de equidad, ya no hay un sexo que pueda definirse como débil; pero ciertamente hay cosas que no podemos negar, por ejemplo, es más fácil herir el ego de un hombre, que el de una mujer. Se burlarán de nosotras con chistes que apelen contra la figura, ya sabes, eso de decirle a una mujer gorda, dicen que nos hiere, ERROR, no nos hiere, nos hace entrar en furia, eso no nos lastima.

Ven la diferencia, el ego de una mujer no es lastimado, no, entra en modo furia, versus el ego masculino, cuando quieres herir a un hombre es muy simple, demasiado y ellos salen llorando a ocultarse bajo su cama.

Es simple, básicamente muchos aspectos de su ego pueden ponerlos sensibles, cuando una chica quiere vengarse de su ex o quiere maltratar psicológicamente a su novio, basta con mencionar el pequeño tamaño de su virilidad o que no tiene mucho problema para ocultar ese pequeño problema, cuando eso sucede inmediatamente su ego es herido profundamente y de maneras irreparables.

Supongo que es algo de ellos, digo, si a una mujer le dicen que no tiene mucho busto o muchas pompas, pues no pasa de que se obsesiona en querérselas operar, pero eso es todo, no se van corriendo desconsoladas a llorar.

En este mundo hay muchas cosas que son frágiles, muchas de esas cosas frágiles traen las precauciones necesarias para manejar esos objetos con cuidado; en estas cosas debería integrarse el ego masculino, de verdad que cuando te metes con este bien preciado en un hombre, desatas su furia. Puede estallar en un berrinche monumental, dejarte de hablar o hacerte sentir mal por haber dicho algo así, mmmmm, como me acuerdo de alguien que pensó que le dije “cabrón”, inmediatamente reacciono su ego y me dijo “no estas tratando con tus amigotes”, a lo que conteste relax, no te dije a ti, sino lo use como adjetivo de mucho.

El ego de los hombres, es muy, muy fácil herirlo.

Pero sabes cuál es la mejor manera de insultar a un hombre de forma políticamente correcta, herir su ego, hacerlo rabiar en berrinches monumentales, volverlo loco; fácil solo finge que no te acuerdas de él y lo harás sufrir por mucho tiempo, ahora díganme ¿Quién es el sexo débil?

Ya lo decía Miguel de Unamuno, el olvido involuntario es la peor falta de respeto, suele ser una grosería imperdonable, en este caso el olvido voluntario.

Y nunca hubiera conocido el poder del olvido voluntario, hasta la semana pasada, cuando un chico, llamémoslo el chico X, decidió que era momento después de un año, para volver a contactarme, OBVIO, no terminamos muy bien, ese venezolano sexy, de acento exótico, era asfixiante en muchos sentidos, así que de mutuo acuerdo, después de que le dije ya hay muere, su ego lastimado le hizo mandarme a volar; de forma muy inmadura obviamente.

Así que ahora, cuando se le hizo oportuno querer volver a mi vida, solo hizo falta contestarle su “Hola mi amor” 40 minutos después y con el remate “¿quién eres?” para hacer herir su ego de formas inimaginables, nuevamente.
Vaya que eso lo hizo enojar mucho, no sé si fue la demora, eso no fue a propósito o que haya olvidado quien era, pero su ego masculino se vio dañado.

Es curioso, tengo una memoria eidética, es decir, una memoria fotográfica, pero esta increíble y absurda memoria, es selectiva y si bien puedo recordar con gran precisión muchas cosas, datos, fechas y demás, esta memoria es selectiva y algunas cosas las olvido y bloqueo por completo de mi cabeza, personas, hechos o situaciones, SON COMPLETAMENTE BORRADOS DE MI CONOCIEMIENTO, es en serio, tengo la fortuna de poder bloquear o recordar personas o recuerdos, así que a veces la gente no puede creer que olvide a alguien, se niegan a creer que fueron olvidados, pero así pasa, o recuerdo para siempre o termino olvidando voluntariamente.

Tengo eso a mi favor, cuando quiero hacer sufrir a alguien, finjo demencia y vaya que es mi mejor herramienta para hacer sufrir a alguien ¿Quién eres?

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More