Eso es demasiado – hay veces que debemos saber cuándo parar

Cuando eso suceda, escucha a esa voz en tu cabeza, en verdad, no todos los consejos que te da esa guía interna son malos.

Hablando de esa voz internar, me pregunto, ¿por qué le hacemos caso cuando nos aconseja tonterías?, pero, cuando nos habla de reflexión, de mesura y de pensar lo que estamos haciendo antes de hacerlo, porque en ese momento callamos esa voz y pensamos que es una locura, en serio, ¿por qué?

Tal vez ese sea un enigma y hay una clara relación en que estamos diseñados para equivocarnos, y somos susceptibles a los bugs, a las fallas, y cuando algo nos habla de evitar los errores, en ese momento dudamos de lo que escuchamos. Tal vez sea eso y estamos programados para equivocarnos y cualquier otra cosa que atente contra hacer un error, eso sea más criticable y cuestionable que el error ensimismo.

Digo, puede ser una idea, pero hoy no debato sobre como escuchamos ciertas ideas de nuestra cabeza y otras las acallamos, no, este no es el debate sobre lo que queremos escuchar y lo que desechamos.

Nooooooooooooo, hoy hablamos de ese momento, ese justo momento perceptible, el cual es notorio, esos 5 segundos de gracia que te da la vida, o tu consciencia, para detenerte y no hacer algo estúpido.

Tal vez esto no sea cuestión de que decidimos escuchar o no a la voz interior de nuestra cabeza, y tal vez, todo se reduce a que, con la edad, y obvio los madrazos de la vida, uno aprende a pararse, a pensar lo que está haciendo, antes de hacerlo.

Ya sabes, una onda como lo que dice el meme:

Tal vez sea así, y después de haber valido verga muchas veces, tal vez, solo tal vez, un día te detienes a pensar lo que estás a punto de hacer.

Igual y únicamente así se logra la madurez y se conquista la paz interior, creyendo lo que se va a hacer, antes de hacerlo.

Pues bien, opino que eso mismo aplica con el eso es demasiado, el cual aplica para todo, desde trabajo hasta relaciones románticas.

Me explicaré, y esto del eso es demasiado, debería ser una pregunta o reflexión que nos hagamos, cada que vamos a hacer algo, y si bien se dice que cuando se está haciendo algo o se participa en un proyecto hay que dar todo, a veces hay que evaluar lo que se está haciendo y el esfuerzo que se está invirtiendo a algo.

Pongamos un ejemplo práctico para que se entienda:

Digamos que te llevas súper chido con alguien por chat, únicamente por chat, y comienzas a perder de vista lo que está sucediendo y entonces comienzas a hacer muchas cosas, a involucrarte mucho, ahí es cuando deberías aplicar la mentalidad, eso es demasiado.

Lo cual aplica a:

Lo que quiero decir, es que, no te desgastes, no te desgarres las vestiduras, NO EXAGERAS y da justo en la misma medida y proporción lo que los demás te dan.

Suena a una forma de pensar bastante pobre, pero es lo único que ayuda a las personas a no sentirse desvaloradas o poco apreciadas.

Cada que vayas a hacer algo, cada que estés a punto de pecar de entusiasmo, recuerda la filosofía: ESO ES DEMASIADO, te ayudará a sobrevivir a este mundo moderno cruel.

Salir de la versión móvil