Curso de automaquillaje

3

Las cifras:
-4 horas de capacitación
-Ojo derecho picado en repetidas ocasiones
-Quita cejas encajado en el dedo
-Pintura de delineador dentro del ojo izquierdo
-Cejas disparejas
-Y la fuerte noción de que soy mejor al natural

Bueno, se preguntarán entonces para que carajos tome un curso de automaquillaje, pues en primera porque nunca supe como hacerlo, digo, se dice que esta en el código genético de una mujer eso de saber ser femenina y como usar el maquillaje, pero les digo, lo juro, yo nunca supe como hacerlo, o más bien fue que nunca me importo el tema. Y segundo era una cortesía, obvio, las cosas gratis NUNCA, nunca se desprecian.

Notas Relacionadas

Además en una etapa de la vida, de esas, uno se dice a si mismo tal vez debería intentarlo, sobre todo cuando ves fotos de chicas maquilladas y sin maquillaje, si es tanto el cambio, tan drástico y milagroso que un buen maquillaje hace lucir despampanante a una mujer, pues porque no intentarlo yo que soy medio bonita.

¿Por qué no?

Ahora lo sé, para lucir bellísima necesitas un buen maquillista que con el pasó de años y años fue perfeccionando el viejo arte de engañar y disimular las imperfecciones o edad de una persona, ok, ok, no engañan, solo mejoran con algo de hojalatería y pintura al rostro imperfecto, para engañar al ojo común, jajajajajaja.

Pero el sábado yo pensaba que podía terminar como una modelo con mis propios skills adquiridos durante ese día, con tan solo 4 horas de un curso práctico, que yo podía terminar como una modelo de cine, en realidad, según yo quede igualita, o tal vez sea fea y sin importar lo que haga
a menos que me compre una mascara o pague uno de esos profesionales que se dedican al maquillaje.

¿Pero en realidad importa tanto la apariencia?
Fue una pregunta lanzada por un usuario random en Facebook directa para mi ¿te importa tanto la apariencia? Y no es que alguien me lo tenga que recordad, pero es una eterna pregunta con la que siempre he lidiado, según yo, la respuestas es me vale un pepino la belleza de alguien o la mía propia, esa es la respuesta filosófica, pero en la practica me doy cuenta que es un tanto opuesta, digo, vivo en una sociedad en la que la premisa sobre como te relacionas con esa sociedad es tu apariencia, dejando en segundo lugar tus capacidades, conocimientos, experiencias y filosofías de vida. Todo se trata de lucir correctamente, con las ropas correctas, los accesorios de moda y el cuerpo adecuado, a eso se resumen las probabilidad del éxito, aunque claro, no todo el hermoso triunfa solo por hermoso, es una combinación extraña de suerte y habilidades. Pero yo descubrí que para las personas que no somos “perfectas” ganarse crédito es el doble de difícil que para las personas bellas.

Es tonto, pero es cierto, esta sociedad esta llena de prejuicios y paradigmas que se transforman en estigmas individuales que acomplejan a sus componentes individuales, osea a mi y a ti nos trauma y debilita nuestra autoestima.

Por eso nunca me importo maquillarme, y a la larga veo que ese “descuido” personal mio se tradujo en un cutis joven, jajajajajajaja, recientemente me dijeron que seguramente hice un pacto como el de Dorian Gray y bajo caja fuerte tengo una pintura que muestra mi verdadera edad, en realidad creo que el secreto fue nunca, nunca maquillarme.

Ahora bien, creo que eso de maquillarse esta bien para cuando se quiere impresionar a alguien, sobre todo a alguien del sexo opuesto, con el que quieres quedar bien, pero supongo que para impresionar a alguien es con ideas, y no con belleza, aunque por otro lado podría ser yo misma de entrada y en una segunda ocasión, claro, si mi personalidad fue lo suficientemente interesante como para lograr otra segunda oportunidad, lo ideal sería impactar con belleza, solo después de que tus ideas dejaron claro quien eras.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More