Cuando tú quieres trabajar y todos te distraen

0

Alguna vez te has sentado en tu escritorio, mesa de trabajo, el lugar dónde haces la magia, arte y haces tu trabajo; de esas veces que estás concentrado, estás dispuesto a dar lo mejor de ti, a trabajar sin descanso y arduamente concentrado haciendo una cosa, y planeas hacerlo de la mejor manera de esas veces que abres Spotify para escuchar el playlist recomendado para concentrarte, volteas tus celulares para que la pantalla mire al escritorio y no puedas ver las notificaciones y al mismo tiempo apagas el sonido para que nadie te interrumpa, mucho menos una notificación.

De esas veces que cierras todas las pestañas que puedan distraerte con algo, porque estás dispuesto a trabajar, a trabajar como nunca antes lo has hecho en una larga jornada de concentración y mucho trabajo sin procrastinar nada, solo trabajando.

Notas Relacionadas

¿Qué dijiste?

Contestar el teléfono

El problema de las vacaciones

Enseñar carne

Bien, a mi me pasa diario, siempre tengo esa disposición para trabajar, al máximo, pero siempre me enfrento al mismo problema, que seguro también te has topado con él, cuando tú quieres trabajar y todos te distraen y si no es el celular con sus muchas tonterías, es alguien ahí que te interrumpe, que te habla, y hasta te tocan para sacarte de la concentración.

Y por cierto, no me refiero a que te toquen de una manera inadecuada, por favor, hablamos de distracción no acoso sexual, yo me refiero a esa parte del día cuando estás bien concentrado, con tus audífonos puestos a máximo volumen para así desconectarte de todo y alguien que definitivamente quiere tu atención se acerca a ti, te habla, pero al darse cuenta que tienes la música tan alta, tendrá que hacer algo más para captar tu atención y normalmente es tocarte o interactuar contigo ya sea moviendo tu brazo, tocando tu hombro, tu espalda o algo similar.

Bien, hacer eso es efectivo, pero hay personas que no les gusta para nada que las toquen, ni siquiera el hombro y lo sé por experiencia, no hay nada que me moleste más que alguien me toque el hombro sin mi autorización.

Definitivamente odio que me toquen el hombro, pero hay personas que necesitan captar tu atención.

Ahora, una cosa es estar en el MODE trabajo intenso y nadie me va a interrumpir y que eso pase, porque normalmente por más que voltees el celular, cierres pestañas y tengas el playlist correcto, a veces la curiosidad te hace mirar al celular y con ese solo vistazo ya valio gorro todo el esfuerzo por concentrarte y pasarás horas contestando mensajes que no harán nada por tu vida, de una persona que está aburrida y no te aportará nada.

De esas veces que sabes que hasta con un virus te distraes, pensando si o lo abres o no.

Cuando comienzas a distraerte comienza el principio del caos y ya solo piensas en ver tus redes sociales, en ver qué hay de nuevo en netflix o a ver a quien te encuentras en facebook.

Ese momento cuando tú quieres trabajar y todos te distraen, es el comienzo del caos, porque solo necesitas una pequeña distracción para olvidarte de todos tus propositos del día y caer en la tentación de la distracción.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More