Vida y Estilo

Cuando no te quieres parar y pides 5 minutos más

Hoy vamos a hablar de ese momento en el que suena el despertador por la mañana y tú solo quieres seguir durmiendo. Sí, estamos hablando de cuando no te quieres parar y pides 5 minutos más. Todos hemos pasado por esa situación en la que preferiríamos estar en la cama que levantarnos para empezar el día. Pero tranquilo, ¡no eres el único!

La lucha diaria por esos 5 minutos extra

¿Quién no ha apretado el botón de snooze una y otra vez en busca de esos preciados 5 minutos más de sueño? Es como si nuestro cerebro estuviera programado para resistirse a levantarse de la cama. Y es que, ¿qué son 5 minutos más en comparación con la comodidad y calidez de las sábanas?

La batalla entre la razón y la pereza

Por un lado, sabemos que debemos levantarnos y empezar el día, pero por otro, nuestra pereza nos susurra al oído que esos 5 minutos más no nos harán daño. Y así, nos encontramos en un dilema constante entre la razón y la tentación de seguir durmiendo. ¡La lucha es real!

El ritual de los 5 minutos extra

Cuando por fin cedemos a la tentación y pedimos esos 5 minutos más, entra en juego todo un ritual. Estiramos los brazos, giramos en la cama, nos acomodamos de nuevo y cerramos los ojos con la esperanza de que esos minutos adicionales nos hagan sentir más descansados. Pero, ¿realmente funcionan?

Las consecuencias de seguir durmiendo

Aunque esos 5 minutos más pueden parecer un regalo del cielo, la realidad es que pueden tener consecuencias. Ya sea llegar tarde al trabajo, perder el desayuno o tener que correr para no perder el autobús, seguir durmiendo puede complicar nuestro día. Así que la próxima vez que te encuentres en esa encrucijada, piénsalo dos veces antes de pedir esos 5 minutos más. ¡Tu día te lo agradecerá!

author avatar
Yes
Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com

Yes

Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com