Vida y Estilo

Cuando te quedas de ver con alguien y te pierdes

¡Ay, qué típico es quedar con alguien y acabar perdiéndote por el camino! Ya sea porque te despistas, te confundes de dirección o simplemente te pierdes en tus pensamientos, es una situación que a todos nos ha pasado alguna vez. En este contenido de El Blog de Yes vamos a hablar de esos momentos en los que te quedas de ver con alguien y acabas desapareciendo del mapa.

La cita perfecta que nunca llega

Seguro que más de una vez has quedado con alguien en un lugar concreto a una hora determinada y, sin embargo, acabas llegando tarde o directamente desapareciendo. Ya sea por el tráfico, por no encontrar aparcamiento o simplemente por despiste, es algo que nos ha pasado a todos en algún momento. Y es que, a veces, parece que el universo se confabula en nuestra contra para que nunca lleguemos a tiempo a una cita.

El despiste crónico que te hace perder el rumbo

Otra situación bastante común es la de perderse en el camino hacia el lugar de la cita. Ya sea porque te confundes de dirección, te despistas con el GPS o simplemente te dejas llevar por la intuición y acabas dando vueltas en círculos, es algo que puede ocurrirle a cualquiera. Y lo peor de todo es que, cuando por fin llegas al lugar acordado, la otra persona ya se ha ido pensando que la has plantado.

El dilema de la espera interminable

Y qué decir de esos momentos en los que llegas puntual a la cita pero la otra persona se retrasa y tú te quedas esperando como un tonto. Puede que te sientes en una terraza a tomar algo, que des vueltas por la zona o que simplemente te quedes plantado en la acera mirando el reloj cada dos por tres. Y mientras tanto, tu acompañante sigue perdido en algún lugar sin dar señales de vida.

El reencuentro épico después de la odisea

Pero no todo está perdido, porque al final siempre acabas encontrando a la otra persona y viviendo un reencuentro épico después de la odisea. Entre risas, excusas y explicaciones, os abrazáis como si hubierais estado separados durante años en vez de unos minutos. Y es que, al final, lo importante es disfrutar del momento y reírse de las peripecias que os han llevado hasta allí.

Quedar con alguien y acabar perdiéndote por el camino puede ser una experiencia frustrante, pero también divertida y llena de anécdotas para recordar. Así que la próxima vez que te pase, tómatelo con humor y disfruta del momento, porque al final lo importante es la compañía y las risas compartidas. ¡Y quién sabe, quizás acabéis perdiéndoos juntos en una nueva aventura!

author avatar
Yes
Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com

Yes

Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com