Cuando te prestan un niño ajeno y se lastima

0

Este es el terror de los tíos “cool” y la peor experiencia que pueda pasar una persona en la vida, ese momento en el destino juega contra ti y la diversión da un giro de 180 grados para ser lo opuesto, y en vez de risas y alegrías hay lágrimas y tristezas, pero lo más importante, el susto de que el niño ya se rompió.

Notas Relacionadas

Y luego viene lo más preocupante, que le dirás a sus padres, del accidente de su pequeño retoñito, y más cuando prometiste y juraste por lo más sagrado que mantendrías a ese niño sano y salvo, cuando resulta que el destino estaba en contra de tu promesa, y fallaste, mientras una caída, un golpe, un rasguño o un imprevisto hace que entres en pánico.

De verdad, es horrible pedir prestado a tu sobrinito favorito para disfrutar con él una tarde divertida, y que pase, como siempre pasa, un accidente y el pequeño demonio sufra un accidente.

Que, por cierto, los padres ya están acostumbrados a estos accidentes, golpes, chichones, raspones y sangrados; hasta es gracioso, puede ser que tu veas al niño como para urgencias, y el papá diga, no es nada, ahorita se levanta y se va a jugar, mientras tu estas en pánico gritando por todos lados.

Eso es bastante sorprendente, cuando no eres el padre del niño en cuestión, básicamente cualquier accidente que sufra, te acelera el corazón y te hace entrar en pánico, como para llevarlo a urgencias con el Jesus en la boca, digo, es una inmensa responsabilidad y el ver un chillón o sangre de una cortada, puede ser bastante apantallante, y luego está lo más importante, no es tu hijo, ¿cómo se te ocurrió cuidarlo?

A mí me hace entrar en pánico esta responsabilidad, y justo cuando pasa el accidente me hace preguntarme porque, porque carajos me anime a invitar a ese niño, sin importar lo divertido que sea para él y lo genial de la experiencia, la idea de tener un niño accidentado bajo tu cargo, te hace cuestionar al mundo.

Ese día, ese bendito día que te animaste a invitar a tu sobrinito o primito a algo divertido, al parque, una fiesta, el cine, a correr como loco por tu casa mientras tenía un rush de dulces hace que todo se desmorone muy rápido, mientras esto sucede entras en pánico, y maldices a sus papás porque no te dieron un instructivo, ni te explicaron de forma clara, como se cuida un niño.

Estos pequeños accidentes, desmotivan a los tíos solteros, divertidos y sin niños, a sacarlos a pasear, porque no vienen con advertencias, ni instructivo de cuidado.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More