Cuando no te invitan a una fiesta

Cuando eso pasa, cuando no te invitan a una fiesta KEEP CALM.

Puede que seas híper mega antisocial, que te cague la gente y la simple idea de ir a una reunión social o fiesta te de urticaria; pero incluso a ti, un ermitaño declarado, te puede el hecho que no te inviten a una fiesta a la que querías ir.

Obvio, si no te dicen nada o no te quieren invitar a algo que te da urticaria, de alguna forma te hace feliz y te quita el estrés social; pero cuando es algo que si quieres hacer, un evento al cual si querías asistir; en ese momento tu inadaptado yo viaja al pasado para vivir uno de los peores déjà vu´s de la vida cuando no te invitan a una fiesta.

Y bien puedes tener 10, 20 o 30 como yo, no importa la edad cuando no te invitan a una fiesta, a la fiesta a la que querías ir, es como para ponerte en posición fetal y rodar por tu cama mientras lloras desconsolado o desconsolada.

llorar 01

Es de esas pocas cosas en la vida, que a mí en lo personal me recuerdan cosas o mejor dicho emociones muy feas en la vida; malditos traumas de la infancia, años en los que nunca me querían invitar a ningún lado y más bien era yo tratando de colarme, pegarme y auto invitarme a esa fiesta a la que tantas ganas tenía de ir.

Aunque en mi caso era 3 niveles más patéticos de lo normal, ya sabes, normalmente la gente normal, cuando le tira a ñoña, no es muy bien recibida y la gente no quiere estar cerca de esas personas y aun así los ñoños tenían más chance de ser invitados a cualquier lugar antes que yo.

Te imaginas lo que te digo, un ñoño tenía más chance que yo de tener vida social e invitaciones a diversas fiestas; en mi caso nadie me quería invitar, algo así como en la película Al Diablo con el Diablo, y el personaje de Elliot, ese que todos querían evitar y siempre buscaban la forma para deshacerse de él en las reuniones, así era yo y nadie, nadie, nadie me quería en sus fiestas.

Aclaro, no a todas quería ir, pero había algunas en las que mis amigos eran invitados, todos menos yo, en esos momentos sentía un deseo profundo y un gran anhelo por ir yo también.
De hecho uno de mis traumas más grandes, esos que guardo en un rincón oscuro de la mente es en la secu, en la fiesta de XV años de Paulina, la chaparrita cuerpo de uva, bueno, así le decían.
Por cierto crecer en los noventas fue muy raro, pero prosigo con mi gran trauma de la infancia adolescencia.

Pues resulta que esa niña invito a todos mis amigos excepto a mí, lo cual termino en una estrategia infructuosa y desesperada de yo rogando para poder ir, primero con mensajes sutiles y casuales hasta llegar a lo desesperado y lastimero; pero esa experiencia extraña resultó en NO te voy a invitar, me hizo más valiente y nunca más en la vida, nunca, nunca, nunca más volvía a solicitar que me invitaran a algo, si me invitan que bueno, si no a la chingada.

Esa fue la lección de vida que aprendí en ese momento, sin embargo nunca olvide el sentimiento de no ser requerida en una fiesta, y quedo en mi grabado ese feo sentimiento cuando no te invitan a una fiesta.

Supongo que hay que entender que las cosas pasan por algo y si tal vez ese algo no era parte del plan del universo, termina convirtiéndose en una lección de vida sobre el rechazo.

Y una que nunca debes olvidar, porque si bien en mis años mozalbetes no tenía muchas invitaciones, ahora eso cambio, y soy una persona requerida en estos lugares. El problema surge cuando no te invitan a una fiesta en el presente, entonces el pasado se materializa como un hechizo macabro del tiempo.

Eso fue lo que me paso, cuando todos, todos, todos fueron invitados al estreno de la película del año; todos menos yo.

Yo sé que no soy monedita de oro, y ya puedo lidiar con el hecho de que no tengo acceso VIP a todas las películas, pero cuando los que siempre me invitan de repente dejan de invitarme, duele tanto, como cuando no me invitaron a la fiesta de Paulina.

Supongo que a todos nos pasa, a mí, a ti y a todos y tal vez no sea una función de cine o los XV años de Paulina, pero todos tenemos negada la invitación a algo que si queríamos hacer.

Después del tercer mail lastimero solicitando información, para que me invitaran; después de eso la frustración me hizo comprender que a veces simplemente no nos van a invitar a esas cosas que si queremos hacer, y es parte de nuestro crecimiento interno lidiar con esos sentimientos en vez de encerrarlos en un rincón. Ah y comprar tu boleto de cine sin andar de pinche rogón.

Yo por ejemplo además de lidiar con el rechazo, me puse a valorar mi dignidad propia como persona y como un medio de comunicación y entendí que no tengo que estar rogándole a nadie por una invitación, tan fácil que compro mi boleto de cine y ya, tan tan.

La misma postura deberíamos tener pasa todas aquellas fiestas a las que no quieren invitarnos.

Yeshttps://elblogdeyes.com
Bloguera de hueso colorado desde el 2008. Porqué siempre hay algo que decir yes@elblogdeyes.com

More from author

8 COMMENTS

  1. Me gustó tu artículo. Tengo 15 años, en mi clase una compañera iba a festejar sus XV años (festejo que aquí en Argentina es bastante popular), y digo iba porque fue anoche, la cuestión es que nunca pensé que no me fuera a invitar ya que tenemos una buena relación de compañeras y creí que teniamos buena onda, por lo que invitó a la mayoría de mi curso (y digo mayoría porque 2 no iban a asistir porque eran unos pobres diablos, ni populares ni mala onda), en toda la semana hasta el sábado que era el día de la fiesta mis compañeras mencionaban el look que iban a llevar y yo ahí como esperando que diera una explicación de porque no me iba a invitar. Yo entiendo cada quien invita a quien quiere pero algunos de los que invitó no son íntimos amigos como para decir que invitó a sus “amigos”. Su mediocridad e hipocresía me dieron dar cuenta de que no debo ser tan buena con todos y es una lección que debi aprender; no debo esperar nada de nadie, ya que el día de mañana seguiremos llevándonos bien pero siempre habrá esperarse chispa de “ya no te aprecio como antes”. Al diablo con todos, y a pensar en mi. Estoy como una estúpida pensando que voy a hacer mañana cuando todos hablen y chusmeen de quien se beso con quien (porque esperar sanos esperar sanos lo que a la mayoría les importa, la fiesta,el alcohol y l@s guapos que había) y yo ahí sin opinar porque quede excluida. Me quedo con tus palabras “me puse a valorar mi dignidad propia como persona y como un medio de comunicación y entendí que no tengo que estar rogándole a nadie por una invitación”. Beso

  2. Lo se yo tengo 16 años y hasta ahora no me han invitado a ninguna reunión o fiesta por el estilo , me siento la verdad muy mal , yo no tengo muy buena relación con las personas del colegio , y pa remate soy timida, además de que las amigas que tengo las veo muy espaciado y al menos ellas han han ido a varias fiestas y bueno yo que estoy mas sola que un hongo y la no es por victimizame es la verdad aunque suene fatal pero es la verdad

  3. No imagine que me sentiríaa tan identificada con esta historia y los comentarios de Maria y Angie.
    Tengo 16 años y no fui invitada a una fiesta que en mi salón paran hablado de ella, es el cumpleaños de un compañero que me trata bien, no somos tan cercanos pero no entiendo el porque no voy si mi otros con los que me lleve si van, y no creo que es porque sea nueva, porque ha invitado a unos nuevos también. Y se que es una perdida de tiempo que me sienta mal, pero no puedo evitar que esa idea ronde por mi cabeza, se que no soy un pan de Dios, y que puedo tener mi mal humor de vez en cuando, pero considero que a ese compañero que no me invitó, no le hice nada malo que no le halla pedido disculpas después. En fin, tu historia me ayudo a no sentirme tan mal y que no me esfuerce en encajar con personas que no valen la pena, porque amigos de él, me han echo daño sin que yo les hubiera echo uno antes.

  4. Llegué aquí, porqué tengo un “amigo” que hizo hará un carrete(fiesta) hoy en su casa, yo hablo bastante con él, mucho mas que lo que habla con mi mejor amiga, sin embargo, a ella la invitó y a mi no. Creo que le surgió la posibilidad de invitarla ya que se encontraba con otra chica que también es amiga de mi “amigo” y las invitó a las 2, ademas de otra gente, entre esos, TODOS, mis amigos mas cercanos… yo no soy un persona tímida o excluida, hablo muy bien con todos y me daría cuenta si alguien me tiene mala, pero no es el caso, tengo varios amigos y amigas pero esto me hace dudar, me siento muy mal, con ganas de llorar, pero no porqué no recibí invitación, si no por el hecho, el sentimiento de ser apartada. Ya me habia pasado antes, pero con la gente que no es tan cercana a mí..

  5. Lo que hago es dejar de usar wattsapp, mail, entre otras cosas. Si no soy capaz de que me inviten a una fiesta, no veo el sentido de usar algo nunca me servirá salvo para lo académico. Además, con esto, me evito el drama de que crean que trolleo e insulto a la gente de la web(como el estereotipo)

    No mato, no robo, no violó, etcétera y aun así veo que hasta los delincuentes más depravados tienen vida social. Mi política de 0% cuentas es lo que cualquier persona decente que está en la situación de no vida social debería hacer y con esto incito a que a todos los que estén es esta situación dejen de usar teléfono y mail.

  6. Yo he estado en mi grupo de fiesta como por un año que se conforma por mis amigas de la escuela y unos amigos de otra escuela y últimamente hacen fiestas a las que no me invitan ni a mi ni a algunas amigas más y nse por que es la razón, si yo llego a hacer una fiesta invito a todos si o si

  7. Yo, en toda mi vida, nunca he ido a una fiesta o un compartir entre los chicos y chicas del colegio. Antes si me invitaban a sus cumpleaños y así, era muy pequeña, pero mi madre nunca me dejaba ir y por eso con el tiempo dejaron de invitarme ya que nunca me dejaban ir. Ahora que se se puedo ir, y que tengo mis 17 años, no me invita nadie; hablan a mi lado de la fiesta y todo, como si no estuviera. Yo la verdad que no me molesto mucho, ya que nunca fui a una fiesta de esas. Pero si me entristezco como cualquier persona al saber que no te invitaron a la fiesta de despedida de curso solo por que no vale la pena y todos te desprecian. Oye, que ni siquiera quieren hacer de compañeros conmigo al momento de regalar a alguien de la clase en San Valentín. Patético, verdad?

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Related posts

Advertisment

Latest posts

Amazon Studios confirma la segunda temporada de Pan y Circo

Amazon Prime Video y La Corriente del Golfo, la compañía productora de Diego Luna y Gael García Bernal, se juntan nuevamente luego del éxito...

Reseña de la película El único y gran Iván de Disney+ ¿Qué tal está?

Otra película con un gran elenco que se estrenó este fin de semana, fue la película El único y gran Iván de Disney+, una historia...

Preguntas casuales para saber si tu crush tiene planes el día del amor

Guía práctica para preguntarle a tu crush sobre sus planes y vida amorosa sin verte urgida/o
Apuestas Colombia