Cuando estás enamorado e inundas el Facebook con pura cursilería

0

Ah, estar enamorado o enamorada, es algo maravilloso, mágico, hermoso, en fin una ruleta rusa de emociones, con altos tan altos y bajadas tan vertiginosas que te dan ganas de vomitar; y a pesar de todo eso definitivamente estar enamorado es uno de los 5 sentimientos de la vida que todos deberían vivir, obvio, a mí no me ha pasado, pero debe ser maravilloso estar enamorado, porque suceden tantas cosas, vives tantas emociones, te sientes tan bien, tan feliz y tan contento que necesitas presumirlo y lógicamente atascar el timeline de Facebook con tus mensajes hermosos y maravillosos de lo hermosa que es la vida, por lo menos para ti.

Además, tienes una necesidad compulsiva de comunicar lo feliz que eres y obviamente esa necesidad también te hace compartir y llenar Facebook con tanta cursilería te encuentres o se te ocurra, y entre más cursi, romántica y pegajosa sea, mucho mejor; no importa que los demás estén solos y amargados, hartos y decepcionados del amor, si tú estás enamorado y feliz, lo compartes.
Igualito a cuando subes una foto a Facebook y encima pones tag, si tú sales bien y los demás no, que se jodan, eso mismito pasa cuando estás enamorado y algo le sucede a tu cerebro que además de apendejarte, te hace muy comunicativo.

Ay, cuando te enamoras vives tantas cosas, como, por ejemplo:

Siempre estás sonriendo como estúpido o estúpida, según sea tu género.
Y es de lo más obvio, cuando estás enamorado siempre tienes esa sonrisita típica, en la que de oreja a oreja haces el gesto, pero también tratas de disimularlo, entonces terminas con esa sonrisa estúpida típica de cuando estás enamorado.

Otra cosa qué haces cuando estás enamorado, es vivir y sentir todas las canciones; esa es la razón por la cual entras a Spotify y le pones play al setlist más romántico que te encuentres y lo peor, aparte de que todas las canciones hablan de ti y tu amorcito, lo más patético es que en todas las canciones se te sale la lagrimita.

Esta experiencia también incluye otros comportamientos muy locos y erráticos, y si eres mujer tendrás una relación medio bipolar en la que en la mañana lo odias, en la tarde lo amas y en el medio sientes muchas emociones que te hacen cambiar tu status update en Whatss y el Face.

Ah, otra cosa que hacemos muchísimo cuando nos enamoramos es llamar a esa persona cada que salimos de donde sea, que sales de una junta le llames, que sales a comer, le llames, que vas al baño, pues también le llamas.
Y no lo nieguen, todos lo hacen, llamar a tu media naranja termina haciéndose algo tan común y rutinario, que hasta pierde sentido.

Pero lo peor que se puede hacer cuando estás enamorado, es inundar la internet, principalmente las redes sociales con una extraordinaria e innecesaria crónica muy detallada de tu amor y tus sentimientos.

Bien, enamorarse es increíble, pero por favor, si me enamoro y empiezo a cursilear en Facebook, Twitter y principalmente mi blog, favor de aventarme un libro y de los pesados a la cabeza por favor.

Yo sé, bueno, medio sé, enamorarse es una sensación muy peculiar en la que se viven muchas emociones; pero por favor, el amor se vive, no se publica y no tienes que venderles a los demás el concepto de amor.

Aunque bueno, si estás enamorado y quieres postearlo, pues total, al que no le guste que te deje de seguir, digo si yo retaco mi Facebook de memes, y hay quien lo hace con sus hijos, tu porque no podrías poner odas al amor en tu línea de tiempo, ¿quién dice que eso está mal?
Digo, mientras no postees, tu nidito de amor, nada porno o sus dramas, ¿qué mal puede hacer algo de optimismo cursi y romántico?

Además, a todos nos ha pasado, a algunos más que a otros; pero finalmente todos hemos estado por ahí, así que por lo menos tienes mi permiso y aprobación, por si la necesitabas, para ser la persona más asquerosamente cursi de Facebook, total, al rato que se te pase la luna de miel, ya te restregaremos en la cara tus cursilerías y todos vamos a reír, tú vas a llorar de la vergüenza, pero será un rato muy agradable.

Cuando estás enamorado e inundas el Facebook con pura cursilería