Cuando comienzas a salir con alguien y sale con algo que no te gusta

¿Qué haces corres o te quedas?

Ah, el amor, qué haríamos sin el amor.
Pues bien, se me ocurren un par de, muchas ideas, sobre lo que se hace sin el amor, y si bien, es un sentimiento maravilloso, también es algo caótico, motivo por el cual ya puse un recordatorio diario en mi celular, para acordarme de no enamorarme.

Pero eso de enamorarte no es algo que planeas, y cuando conoces a esa persona simplemente sucede, un flechazo, una chispa, atracción, una idea o lo que sea, cuando te enamoras, ya no hay vuelta de hoja y no puedes dejar de pensar en la otra persona y la atracción que sientes por ella, y eso te pone en acción para encontrar la manera posible, para estar con esa persona siempre, bueno, tal vez sea imposible estar SIEMPRE con esa persona, pero buscas la manera en la que puedas estar todo el tiempo libre que tengas con tu amorcito.

Ah, nada tan bello como enamorarse, mmmm, espera, claro que si hay algo más bello y es la luna de miel de los enamorados y no hablo de las vacaciones que suceden después de la boda, sino de ese tiempo maravilloso, en el que estas dopado con endorfinas, y todo lo que hace la otra persona es maravilloso incluso cuando se enoja o dice tonterías.

Cuando comienzan a conocerse todo es hermoso, claro, llega un punto en el que se te pasa lo idiota de cuando comienzas a salir con alguien y sale con algo que no te gusta, y normalmente cuando eso pasa, hay que huir.

El enamoramiento, esa fase es mágica, cuando te gusta alguien, tu le gustas de vuelta y todo es risas, todo es amor, todo es ceder, todo es conocer a esa persona y es que en esa fase, todo es amor y felicidad, es maravillosa, es esa sensación la que nos hace adictos al amor; como cuando tenemos cara de estúpidos por recibir un mensaje de esa persona o acordarnos de algo que dijo o hizo, ah, esa maravillosa etapa del amor, en la que todo es bello, nuevo, emocionante y siempre dejas pasar las cosas que no te gustan.

De hecho, el otro día estaba platicando con un amigo, que comienza su nuevo romance, y hablamos de cuando conoces a alguien y todo es hermoso, todo es maravilloso y su relación, en sus palabras, ES LA MEJOR DEL MUNDO.
No es que yo quiera ser mala leche, o sea una cínica amargada o una envidiosa porque no he encontrado el amor y no tengo quien me pele, no, nada que ver, pero cuando le dije que lo disfrutará, porque tenía fecha de expiración esa sensación y todo se volvería normal y monótono, mi incrédulo amigo dijo de forma arrogante, “a mi no me va a pasar, no todas las parejas somos así”

Pues bien, malas noticias para todos aquellos que arrogantemente creen que su relación es la mejor del mundo y siempre serán felices como en un cuento de hadas y que nunca pelearán, siempre se aguantaron y se tolerarán de por vida, y la noticia es que eso no sucede y una vez pase el efecto de enamorarte, una vez se acaben las endorfinas que te apendejan, te centraras en la realidad, en los defectos de la otra persona y te darás cuenta que no todo es tan feliz como parecía y hasta te preguntarás qué haces junto a esa persona si no tienen nada en común con ella.

Ese es el proceso natural que tienen TODAS las relaciones, nos guste o no, después del flechazo, después del enamoramiento viene lo cotidiano, viene la monotonía y justo cuando comienzas a salir con alguien, justo empiezas a conocer a esa persona, empieza a darse la convivencia y todo ese amor, toda esa pasión que te hacía ver el rostro de la otra persona y perderte en la inmensidad de sus ojos y su increíble personalidad, DESAPARECE y ahora comienzan las charlas y comienzas a descubrir todas esas cosas que no te gustan de la otra persona y si no encaja con tu estilo de vida y objetivos y no se adapta a ellos, comienzan a salir esas cosas que no te gustan, esas cosas que pueden romper el encanto.

Cuando comienzas a salir con alguien y sale con algo que no te gusta

Ese amigos, es el factor “oh” o también conocido como el “me gusta, pero”, ese pero que siempre sale a flote, cuando estas pensando si seguir o no adelante tu nuevo romance, para pasar de simplemente salir a ser algo más en serio.

Y es por culpa del factor “oh”, ese “pero”, o “ese lastre emocional” que tienen las personas que no se pueda concretar una relación, porque invariablemente siempre sale a la luz y sin ese sentimiento apendejante de amor, solo te queda la pregunta ¿qué rayos hago con esta persona?, ¿perder el tiempo?

Explicare mejor esto del factor “oh”.

Esto pasa cuando comienzas a salir con alguien y sale con algo que no te gusta, por ejemplo, estas super clavado/a con alguien, la persona de tus sueños, guapa, exitosa, atractiva, lista, compleja y todo eso que siempre has buscado, pero conforme comienzas a conocer a esa persona hay cosas que no te gustan para nada, que te hacen decir “oh” y querer salir corriendo, por ejemplo, “oh, es muy cursi”, “oh, es muy intensa”, “oh, dice muchas groserías”

¿Quieres otro ejemplo?, estás en tu cita de ensueño y la otra persona piensa que tu trabajo es una completa estupidez, pero tú estás bien, es de forma general en la que esa persona piensa que es una estupidez.

Eso te hace decir, “oh” y comenzar a buscar más peros para seguir con esa persona.

Porque hay que tener en cuenta que siempre habrá cosas que no nos gustará de la otra persona, cosas que nos harán gritar OH, y nos harán sentir incómodos; pero a veces hay que ser lo suficientemente inteligentes para saber cuando vale la pena quedarse más tiempo y cuando hay que salir corriendo.

Estos son algunos ejemplos de cuando comienzas a salir con alguien y sale con algo que no te gusta, en mi consejo personal, te recomendaria que pusieras mucha atención, porque estas cosas, complejos emocionales o problemas mentales, pueden hacerte que pases un mal rato.

Estas son cosas que definitivamente son un break deal

Issues con su mamá, parecerá que ya no sucede eso, pero creanme, a la fecha siguen habiendo hombres con mamitis y mami siempre esta primero y pueden cancelarte una cita, siempre, porque hay que llevar a mamá al súper.

Mi familia siempre es primero, bien, digo, hay que encontrar un punto medio y yo lo sé, preferiría siempre a mi familia que a un galán, que seguro la semana que viene ya ni me voy a acordar de su nombre; pero hay personas que siempre, siempre, siempre ponen primero a su familia, es más, hasta algo que hace el primo, es más importante que salir contigo.

Silencios incómodos, si después de un conflicto, se termina la platica en un “ok” incómodo y no se hablan por mucho tiempo, eso nunca va a cambiar, mejor será que te plantees que tanto te molesta este FACTOR OH.

Que no respete cosas que sean importantes para ti, no importa lo estúpido que sea, si no respeta algo que es importante para ti, nunca lo hará.

Eso sí es para decir “oh” y nunca más regresar.

Salir de la versión móvil