Cuando comer se vuelve una culpa

0

La comida, una necesidad fisiológica que se convirtió en placer y actualmente en una culpa, y siendo la culpa el menor de los delitos en problemas relacionados con trastornos alimenticios, ya que este tipo de comportamientos extraños pueden terminar en desordenes que alteran la vida de las personas ocasionándoles graves problemas.

La culpa por comer es culpa de los medios, que se han dedicado por difundir la mítica imagen de personas perfectas, extremadamente delgadas y con un índice de grasa corporal NULO, personas que en su mayoría no son perfectas, ni siquiera físicamente ya que se recurre siempre a la fotoedición, sin embargo gente normal como tú o yo compramos esos distorsionados estereotipos de mujeres delgadas y atléticas y hombres extremadamente musculosos. Por todos lados nos venden la cultura a la percepción en dónde todo lo demás no es deseable y hasta desagradable.

Notas Relacionadas

Se encogió mi ropa

Malinterpretando palabras

Cómo podemos culpar a las personas, mujeres u hombres que llegan a enfermarse de anorexia y bulimia, que son más las mujeres pero también existen casos del género masculino que sufren estos trastornos alimenticios, como podemos criticarlos si de alguna forma nuestra sociedad los llevo a un estado mental en el que se sienten inferiores, ¿cómo? pero eso si, cuando ves al gordito simpático te ríes de él y nunca nadie sale con la gordis del grupo.

Ahora todo lo que uno se come genera culpa emocional-mental y stress, a menos que sea una manzana, un apio o un mix de vegetales, cualquier alimento es un delincuente y entre más rico más peligroso ¿Se dan cuenta lo absurdo que suena eso y lo peligroso que puede llegar a ser?
La comida es un placer, una necesidad, una forma para mantener nuestro cuerpo saludable y que este funcione siempre; esas jaladas modernas de vivir a dieta constantemente a la larga distorsionan de maneras muy peligrosas la salud, la mente y los estilos de vida de alguien.

Lo sé por experiencia, no soy anoréxica o bulímica, más bien soy anormalmente normal y no creo que sea la única que experimenta una terrible culpa y arrepentimiento por comer alimentos “prohibidos”; y es que en el campo de nutrición existen tantos mitos como paradigmas en las que todos, desde expertos hasta aficionados aseguran y ponen de su cosecha en lo que se refiere al buen comer.

Saben yo era de esas chicas que para verse en forma se la pasaba a dieta, y después de 4 años de una peligrosa mentalidad basada en las dietas terminas “dañado” y comerte un chocolate, pan, cualquier tipo de pan incluso integral o dulces, te genera una terrible culpa, ah y no se hable de las porciones, si vas a comer algo tiene que estar pesado y con solo dos cifras en los dígitos, ES UNA LOCURA la buena dieta no es de esa manera, una vida saludable requiere de todo tipo de alimentos, más ejercicios y moderación, pero sobre todo para que quieres verte tan bien si tu cabeza está llena de problemas mentales.

¿Qué es lo que se busca ahora? Cuerpos perfectos, pero para eso tienes que tener una súper dieta y régimen alimenticio, que es lo que quieres VERTE COMO MODELO o vivir la vida, todo depende de eso.

Normalmente yo sufro de culpa por comer alimentos “culpables” de lunes a miércoles, francamente el día jueves me vale gorro hasta la culpa y me como lo que se me ponga enfrente, pues, después de todo, hacer ejercicio rutinariamente y en un nivel elevado también eleva tu apetito.

Pero comer no debería ser nunca una culpa

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More