Cosas que digo que no voy a hacer y termino haciendo

0

La verdad es que ya no tengo la más remota idea del porque hago cosas, que juro y perjuro que no hare nunca más, mmmm, tal vez sea falta de voluntad, mmmm, yo creo que es eso, y mi cero fuerza de voluntad es la culpable; aunque también podría ser que aquellas cosas que ya no quiero hacer, son adictivas o realmente las disfruto, mmmmm, quien sabe cuál es la respuesta, pero definitivamente, hay cosas que digo ya no las voy a hacer, y esta vez es en serio, para dos minutos después estar haciendo eso mismo que juro no hacer.

Notas Relacionadas

Despertar a alguien

La cultura valemadrista

El hijo favorito

De verdad a veces no me puedo creer lo rápido que caigo haciendo esas cosas que, de forma seria y definitiva, dije que ya no iba a hacer.

Ese será un gran misterio del universo, el cómo a veces tenemos toda la intención del mundo para dejar de hacer algo y solo unos segundos después ya lo estamos haciendo. En verdad eso es algo muy intrigante, además de inquietante, digo, el hecho de que no podemos sostener nuestra palabra más de dos segundos, es bastante preocupante; pero hay cosas que no podemos dejar de hacer.

Y a todos nos pasa, no digas, oh, no, yo no hago eso, de que me hablas, yo digo algo y lo cumplo.

A ti también te sucede, y caes más rápido que un cojo, y tú también terminas haciendo esas cosas, que no solo sabes que no debes hacer, sino que juraste y perjuraste, nunca más lo harías.

Es algo común, supongo, y mi lista de cosas que digo que no voy a hacer y termino haciendo, es algo así.

Comer en mi escritorio y dejarlo pegajoso

Diario, después de comer, obvio, digo que no lo voy a hacer, porque todo, mouse, teclado y hasta la pantalla termina pegajoso y con comida; pero es bastante cómodo y me permite seguir con mi trabajo.

 

Dejar de hacer el ridículo

Existimos personas que hacemos comedia involuntaria, y siempre ando haciendo el ridículo en todos lados, y por más que digo, ya voy a dejar de hacerlo, involuntariamente sigo en el mismo rollo.

 

No poner atención a los demás cuando me están hablando

Esto ya es imperativo que ya pare, en verdad debo poner atención a lo que los demás me dicen; porque luego me entero que tuve conversaciones completas en las que no puse el menor grado de atención.

 

Que mis perros se porten mal

Ahora si mis cachorros están en niveles épicos de travesuras, son como esos niños malcriados que nadie soporta y cada que digo ya no lo voy a permitir, termino cediendo.

 

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More