Contemplar la luna

1

De mis actividades favoritas cuando estoy buscando inspiración; hay quienes dicen que solo se voltea al cielo, principalmente a mirar la luna, cuando estás enamorado, yo te digo que eso es mentira porque no estoy enamorada de nadie, y ni siquiera tengo prospecto en la mira y no dejo de mirar al cielo a ver las nubes a contemplar las estrellas y admirar la luna, buscando respuestas a preguntas nunca hechas, buscando rostros familiares, pero sobre todo historias o recuerdos que valgan la pena contarse.

Supongo que cuando mis musas me abandonan, pues hago lo que cualquier escritor hace, regresa a su fase soñadora, y se concentra en el todo y en la nada, en el cielo y sus colores para cuando cae la noche, vivir de forma bohemia escuchando un buen disco y mirando al cielo, preguntándole a la luna cual será la historia de mañana, buscando un cómplice que pueda decirme que mañana será un día inolvidable.

Notas Relacionadas

Muere el Grumpy Cat

No ser mal vibroso

Por eso volteo a mirar a la luna, para que me susurre una nueva locura, ves, realmente no se necesita estar enamorado de alguien o enamorado de la vida o el amor, a veces uno puede voltear al cielo para encontrar en ese infinito espacio, la esencia de los pensamientos.
Me pregunto porque hay quienes quieren vivir en el cielo, es decir, hay quienes quisieran ir al cielo, volar y conquistar el espacio, pero para que ir tan lejos, cuando se puede estar aquí con la cabeza allá, jajajajajaja, creo que ya estoy divagando, pero cuando contemplo la luna y las estrellas, más en frías noches de invierno, creo que estoy muy cerca de mi lado poético de escritora, esa que podría escribir las palabras más bellas de la vida, pero termino escribiendo esto, mejor reír y admirar mi bella luna.

Y lo hago en un plan platónico, mmmm, sonó redundante; pues, lo hago en un plan de inspiración, para soñar despierta, para buscar nuevos horizontes muy lejanos pero cercanos y hoy me encontré con la luna más hermosa del mundo, la luna que sonríe descarada e irónicamente recordándome al Gato de Cheshire, este personaje extravagante creado por Lewis Carroll de la historia que todos conocen como Alicia en el país de las maravillas.

El Gato de Cheshire es un personaje que el cine ha explotado altamente, como un personaje misterioso, extraño, desafiante e irónico; pero a mí me parece que en todas las adaptaciones cinematográficas que han hecho, en todas, este personaje no es retratado en todo su espectro de emociones y lo que significa, pero todos recordamos la sonrisa que dejaba este personaje tras sus pláticas filosóficas con Alicia.

Y así me siento cuando en las noches volteo a mirar a la luna y esta está en cuarto creciente, entonces me siento atrapada en conversaciones filosóficas sobre mis preocupaciones de la vida, mis debates filosóficos internos.

Por eso me gusta mucho la luna cuando está en esa fase, me recuerda a este extraño e irónico personaje que a mi también me habla, desde el cielo y me hace preguntas paradójicas que nadie más que yo puedo responder, preguntas que parecen necias y sin sentido, pero cuando las respondo encuentro más verdad y sentido que nunca antes en la vida. Extraño ¿no?, hablar con la luna pensando que es Gato de Cheshire, para hacerme pensar, jajajajajajaja, ok, después de decir esto, me meto al manicomio, obvio.

Pero sabes, lejos de mis extrañas ideas sobre lo que significa la luna cuando está en cuarto creciente, voy a decir que para mí es la fase más bonita de nuestro satélite natural, una gran sonrisa, una que está en el cielo a veces riéndose de mí y otras conmigo.

No entiendo como la gente suele preferir la luna cuando está llena, puts, eso es lo más común, gente buscando a la luna cuando está más redonda y grande y ni se diga la fascinación que genera cuando esta roja, como augurio de algo extraño; sin embargo quien puede preferir la luna de otra manera que no sea esta.

Aunque bueno, para contemplarla no importa su estado, no importa si estás enamorado, si buscas inspiración, reflexión o quieres entrar en preguntas paradójicas hechas por el cosmos, cualquier momento, es un bueno momento para contemplar la luna, contémplala conmigo y piérdete en su extraña sonrisa.

Podemos estar muy lejos en este momento, en otros lugares, pero cuando contemplamos la luna al mismo tiempo, estamos conectados y juntos en el mismo momento.

fase de la luna

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More