Compartiendo un baño

2

Estar compartiendo un baño es horrible, y la tendencia actualmente en esta ciudad son micro departamentos que colman las delegaciones; al ser esta una de las ciudades más habitadas con un espacio limitado, creo que eso de optimizar espacios urbanos para vivienda es una tendencia necesaria para poder vivir aquí. Y no siempre es cuestión de precios o lujos, porque ahora los modernos departamentos por alguna estúpida razón tienen precios iguales o superiores a una casa de 2 pisos, es extraño, pero departamentos pueden tener precios de 2 millones de pesos, increíble, pero así es, el lujo es el lujo.

En esta ciudad creo que todos o la mayoría vivimos actualmente en departamentos, compartiendo espacios con vecinos, adecuándonos a pequeños espacios y compartiendo las áreas comunes del edificio, pero saben que es el colmo de vivir en un minúsculo departamento, bueno, yo lo veo minúsculo porque ya no le cabe ni un alfiler, pero lo peor de vivir en un depa es que solo tienen un jodido baño, MALDITA SEA, no hay nada más horrible que compartir un baño, así de traumada estoy que si un día me vuelvo rica tendré una casa con un baño para cada habitante de la casa, para que no me estén jodiendo con “apurate”, “quítate”, “deja de peinarte que tengo que lavarme los dientes”, “quiero hacer pipi”.

Notas Relacionadas

El problema de las vacaciones

Enseñar carne

Como fingir que haces caso

Chale, el tiempo que uno tiene en el baño para bañarse, arreglarse o hacer sus necesidades es tiempo sagrado, es tiempo fuera, es una conexión interna con uno mismo para pensar, para tratar de solucionar sus problemas, para despejar la mente, para leer revistas sin contenido, para jugar jueguitos con el iPad, para relajarse y que alguien venga a gritarte ya salte del baño, es neta, una jodida monserga, enta estar compartiendo un baño es imposible. Y es que en ese tiempo fuera, uno logra conectarse con sus más profundas ideas, es como meditar, pero sin meditar y que alguien venga a sacarte de ese trance con un grito y diciéndote agresivamente desocupa el baño, es una experiencia traumática.

Y no es la culpa de la otra persona, digo, yo he estado en los dos lados de esta problemática y a veces uno tiene que esperar horas a que la otra persona salga o termine de arreglarse, uno se harta y termina gritando “quítate”.

Ah, pero cuando estas de visita en casa de un amigo o te estas quedando un par de días en casa de un familiar, oh, vaya que eres súper decente y esperas hasta media hora sin siquiera alzar la voz, pero cuando es tu roommy le gritas “ya salte, me vale lo que estés haciendo”, pero a veces es mejor idea esperar a que salga y a que ese espacio sagrado reciba la ventilación necesaria.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More