Como sobrevivir a un Intercambio de Regalos

2

¿Por qué no puedo recibir decentemente un regalo? Voy a tratar de aclarar un poco más este punto, pero más adelante, ahorita tengo ánimos de explayarme en otras cosas más graciosas.

Estamos a casi nada del gran intercambio de los amigos y el amor, si bien otros años se ha sentido más el espíritu del romance (tal vez éste de más mencionar la crisis económica y la sombra de los gastos de diciembre) en fin, si bien no sentimos todavía la magia de Cupido si sentimos la presión de los regalitos, de los gastos y demás improvistos de estas fechas.

Notas Relacionadas

Puede ser que a estas alturas de la vida sigas creyendo en Cupido y en que el intercambio al que entraste ya sea por compromiso ó ingenuidad te tocará un regalo digno de ti y sobre todo uno que te guste, que no sea una porquería reciclada del armario ó alguna baratija comprada en una vil barata.

Como sobrevivir a un Intercambio de Regalos

No, nos engañemos con eso de que el detalle es lo que cuenta, es una mentira que nos autorepetimos para no hacer bilis y justificar en nuestra mente que ese relojito de Bob Esponja fue comprado con mucho amor, paciencia y dedicación. Eso es una absurda mentira, ese regalo de Bob Esponja es un promocional que le dieron al ogt que nos toco en el intercambio.

Por que las personas no se toman un minuto de su valiosísimo tiempo para descubrir que es lo que nos gusta y por lo menos intentar sorprendernos con algo pensado específicamente para nosotros.

Es bien típico que a nuestro papá le regalemos una corbata ó unas pantuflas y a tu mamá unos chocolates o un horrible suéter, a tu carnal baquetón algún DVD de su serie favorita ó un juego de consola, a los amigos cercanos cualquier cosa que nos encontremos en el centro comercial que puede ir desde un peluche meloso, un CD de oferta, un reloj feo, un perfume en descuento, etc, las posibilidades para defraudar a alguien con un regalo son infinitas y nunca tiene que ver el precio.

Pues bien yo herede de mi papá una tremenda maldición, una maldición que hace que sea la peor persona para recibir regalos, pero hay un abismo inmenso entre el espantoso comportamiento de mi padre y el mío.

Cada que es cumpleaños de mi Pa o día del padre, navidad lo que sea y hay que darle algún regalo sea lo que sea él hace cara de “Guacala, me estas regalando esta porquería inmunda que no necesitaba para lo más mínimo” y eso se lo hace a quien sea mi madre, mi hermano, mi abuela, quien sea; a él no le gustan los regalos de nadie. Seguro pensaran pues le regalan porquerías al pobre Sr. y les digo que no es así, todos nos tomamos el tiempo de analizar que es lo que le gusta en comida, ropa, hobbies/pasatiempos o que es lo que necesita y por más bonito que sea el regalo siempre es el mismo resultado “Guacala, me estas regalando esta porquería inmunda que no necesitaba para lo más mínimo” obvio no lo dice con palabras pero su lenguaje corporal es más claro que el agua misma.

Yo por mi parte cada que estoy ante la presencia de un regalo hecho especialmente para mi, una emoción recorre mi cuerpo, una tremenda alegría y ansias por las expectativas de una bella sorpresa se apoderan de mi mente; me siento como una niña cuyas únicas preocupaciones solo tienen que ver con la linda caja que tiene frente a ella. ¡Me gustan las sorpresas, me gustan los regalos!

Pero la decepción que sobreviene al abrir el regalo es mucha nunca me gustan los regalos porque tengo gustos muy específicos y bien definidos.

Si bien yo no hago cara de “Guacala, me estas…” hago cara de gratitud y agradecimiento porque alguien se tomo la molestia y se acordó de mi y les juro que es una gratitud genuina, pero la decepción esta ahí, esta latente. Igual puede ser que las expectativas que me genero sean enormes y por eso mismo recibir una sudadera cuando yo esperaba el mundo o por lo menos abrir la caja de Pandora no me hace tan feliz.

Pero se me pasa rápido la decepción y termino usando sin problemas lo que se me regalo, el problema es el disgusto inmediato porque yo quería otra cosa o algo diferente. Me gusta que me sorprendan y me lean la mente lo cual normalmente no pasa, creo que eso es lo que me decepciona.

Acuérdense que capturar mi imaginación es muy fácil, pero retener mi atención es muy difícil.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More