Como carajos quieren que me ponga a dieta

0

Si mi mama todos los días hace un pastel, o galletas o magdalenas o brownies, o sea como. Acaso es sabotaje familiar o qué clase de tortura mental-psicológica traman; y sí, si es tortura y no porque me abstenga de comer y sufra mientras todos en mi casa comen esas delicias, nooo, es una tortura porqué soy la primera en hartarme de todo tipo de cosas harinosas para dos segundos después de esa ingestión masiva de azúcar estar sufriendo, de una forma muy terrible porque inmediatamente en mi cabeza se empiezan a hacer cálculos sobre ingesta de calorías. Maldita sea, ese es mi skill más irritante, molesta y absurda; cada que me como algo inmediatamente se cuántas calorías me comí y no es un dato inventado y random, puedo saber por la porción y el tipo de preparación el número exacto de calorías ingeridas. No sé multiplicar, sumar o restar pero eso sí, se cuan gorda me voy a poner, maldita jodida sea.

Eso es lo peor de comer mal, saber exactamente qué tan gordo te vas a poner, no entiendo porque hay quienes tienen talentos asombroso y el mío es saber cuantas calorías comí, oh sí, bien por mí, me haré rica con ese talento absurdo e inútil. Podría pararme en los restaurantes y decirles a las personas cuanto comieron y cuanto ejercicio tienen que hacer, jajajajaja.

La dieta, hoy es tan común que todos vivamos en dieta “restringiéndonos”, si entrecomillas, de cosas prohibidas o que no podemos comer, para en el minuto dos que se ponen frente a nuestros ojos estos hayan desaparecido, supongo que para evitar este tipo de tentaciones tienes que tener una fuerte, muy fuerte FUERZA DE VOLUNTAD.

Pero como pueden ponerle a un exgorda en rehabilitación pasteles todos los días, es como si un alcohólico viviera en una cervecería, jajajajajajaja, malditas ironías de la vida o sabotajes familiares.

Realmente es muy duro dejar de hacer algo o renunciar a una actividad que te produce tanto placer, sí, comer produce placer, mientras todos los que te rodean siguen haciéndolo. De verdad no entiendo como la fuerza de voluntad puede resistirse a algo que no solo se ve rico, sino que huele delicioso.

Alguna vez se han pregunto qué es lo que tendrían que hacer para dejar de hacer algo que les gusta tanto, suena estúpido renunciar a algo que te hace feliz, pero ponle que quieres probar tu fuerza de voluntad o que simplemente aquello que tanto te gusta te está matando, lo cual puede ser desde azúcar, los videojuegos, el cigarro o una persona que te encanta, una persona que lentamente te está matando sin que te des cuenta, jajajaja y no de forma literal sino metafórica.

Que haces cuando aquello que tanto te gusta posa su trasero frente a tu jeta, o cuando ese vicio irresistible al que no puedes renunciar está ahí frente a tus ojos, cómo te aguantas las ganas de evitar abrazar o besar a ese alguien que te consume o tragarte medio pastel, cómo.

Tal vez las cosas serían más fáciles si nos pudiéramos moderar, así no habría que renunciar a las cosas, pero vamos, cuando algo te gusta así de mucho no te conformas con una sola probada y quieres todo.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More