Cinepolis en la mañana parece ciudad fantasma

1

Si alguna vez has tenido la oportunidad de visitar este complejo de cines, sabrás por experiencia propia que siempre está lleno, que siempre hay gente y que siempre hay alguien para atenderte.

Es más, visitar este servicio en ciertos horarios y ciertos días es prácticamente una locura, literal, es una locura y si no tienes boleto comprado con antelación vía internet o tu celular, eres un loco incrédulo que pasara un mal rato intentando encontrar lugar, porque simplemente encontrar lugar para alguna función es un sueño guajiro, casi tanto como querer ganar la lotería, de verdad, si vas en fin de semana a Cinepolis sin boleto, es porque eres muy ingenuo.

Notas Relacionadas

El yoga es para viejitas

¡Sorpréndeme!

¿Cómo evitar la gripa?

Supongo que eso es lo que quiere todo negocio, llenos totales, salas completamente llenas, gente abarrotando las filas para comprar boletos y todo tipo de comida chatarra en la fuente de sodas, es más, terminas peleándote por unos Nerds y los aromas que circulan hacen que tengas un antojo irrefrenable por unas crepas, además de unas papas curly, un baguis o como se llamen esos baguetes, además de tu palomitas, tu café y hasta un raspado.

El cine en general, como experiencia ha sido diseñado para ser un gran consumista, en la que esta experiencia está culminada por todas esas cosas que compras, por ello sus instalaciones son grandes y siempre están hasta la madre; realmente no lo entiendo, todo nos quejamos de lo mala que es la economía, lo bajó que es el poder adquisitivo, pero si te das una vuelta al cine de jueves a domingo, eso parece economía en florecimiento y siempre está lleno, todos están comprando, como si estuvieras en romería y el murmullo de la multitud se hace sonar, mientras es imposible circular, caminar, respirar o hacer cualquier cosa.

El cine o mejor dicho el Cinepolis al que voy siempre está a reventar, y de una manera literal, por lo que todo lo que quieras hacer, todo, involucra filas muy largas, que ciertamente me recuerdan las filas de Disney en verano, creo que deberían ponerles a las filas de Cinepolis a partir de este punto su espera será de 35 minutos, así por lo menos tendrías una noción de si puedes o no comprarte unas mugres palomitas y refresco para disfrutar tu función, aunque aclaro, no se necesitan palomitas para vivir el cine.

De hecho ahora que lo pienso bien la experiencia del cine es un caos placentero, una experiencia que muchos disfrutamos.

Pero el otro día que estaba en Cinepolis Universidad me encontré con una escena nunca antes vista, ni siquiera en el mundo del cine y ese complejo que siempre esta atiborrado de gente, estaba vacío, tanto que emulaba una ciudad fantasma, o bueno para mi resultaba extraño por el contraste mental que hacia e intentar imaginar este complejo sin nadie, sin personal, era parte de una película de terror rumbo al Apocalipsis, luces prendidas pero sin personas.

Supongo que si fuera de visita a Detroit, la ciudad que muchos dicen es fantasma, seguro tendría esa sensación de intranquilidad. No estoy exagerando, así me sentía, extraña y con una sensación extraña estar en un lugar como Cinepolis sin gente.

Igual y estoy exagerando, seguramente en vez de estarme preocupando debería disfrutar la ausencia de grandes masas y disfrutar del silencio, la paz y la tranquilidad, porque hasta yo que estoy acostumbrada a funciones de prensa con salas llenas en un 20%, ver tan vacío un cine como este me resulta consternaste.

cinepolis sin gente

cinepolis sin gente01

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More