No sé porque, pero siempre que se habla de amigos o una buena cita, indistintamente, siempre hay involucrada una taza humeante de café, algún efecto mágico tiene esta bebida legendaria, que une a las personas, fortalece lazos y en algunas ocasiones consuela el alma, con su irresistible aroma, seduce corazones y con una buena taza une a personas.

Por eso creo que no hay mejor lugar para disfrutar de la tarde del 14 de febrero, que este lugar, que ofrece un menú dulce especialmente decadente para este día, para que todos desparramen miel, azúcar y emoción.

Ah, y si lo tuyo es más bien la onda amistosa, pues también te puedes ir al Cielito Querido Café para festejar a tus amigos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here