Cambios – Como algunas cosas cambian y otras no

0

Cambios – Como algunas cosas cambian y otras. Los cambios, hablamos mucho de ellos, algunas veces nos agobian y otras veces nos generan buenas expectativas; no sé porque, pero si algo puede tener tanto connotaciones positivas como negativas, al mismo tiempo, son los cambios; lo único en esta vida que nos puede poner ansiosos con los nervios, las expectativas y las tristezas que conlleva, es un cambio.

Supongo que los cambios, y el que algo termine y por ende comience un nuevo ciclo, nos pone muy nerviosos siempre.

Notas Relacionadas

Las cosas sin contexto

La voz interna

De hecho, a veces esperamos por mucho tiempo los cambios, y los esperamos con gusto, pero otras veces, pensar en que algo va a cambiar, puede hacernos sufrir y mientras el conteo regresivo está en marcha para que un cambio, por fin cambie, nos angustia.

En fin, hablamos mucho de los cambios y pasamos mucho tiempo hablando de ellos; de hecho, hace poco tenía una conversación que parecía interminable sobre los cambios, y mientras yo juraba y perjuraba que todos cambiamos, que la vida cambia y que la única constante que todos compartimos, son los cambios, la otra persona con la misma insistencia juraba y perjuraba, que nadie cambia, que todo es igual y que los cambios son una especie de ilusión que todos vivimos.
Lo sé, una conversación del tipo filosófica muy extraña en la que por más que se argumentaba, nadie era convencido del punto de vista contrario.

Supongo que es válido ver a los cambios en el aspecto positivo o negativo de esta ecuación, y cada quien mira un cambio, de la manera que más le conviene.

Pero me quede pensando, en los cambios y como lo dice Keane en una de sus canciones más populares, tal vez “todos están cambiando, menos yo”, en ese sentido los cambios existen y no existen.

Realmente me puse mucho a pensar en los cambios, no solo los personales o los cambios de vida o actitud que tenemos las personas, todo lo que es un cambio, me dejo pensando y como se puede argumentar de una manera muy lógica que los cambios no existen, pero al mismo tiempo no se puede negar su existencia, porque algunas cosas cambian y otras no.

Tal vez entonces si existan los cambios, pero al mismo tiempo no existen o tal vez, solo tal vez, todo depende del cristal con que se mire.

Un ejemplo real de cambio son nuestras prioridades en la vida y lo que un día pensamos que sin ello no podríamos vivir, el tiempo demuestra que las cosas cambian y cambiamos siempre de objetivos, de prioridades y si bien es una constante que siempre necesitamos algo para aferrarnos, algo sin lo que no podemos vivir, eso que necesitamos de forma constante, cambia, así que, si un día creías que toda tu vida era tu trabajo, un buen día descubres que otra cosa es tu motor de vida.

En ese sentido hubo un cambio sin haberlo.

Los cambios, es la única constante en nuestra vida y el cómo nos adaptamos a esos cambios es los que nos hace salir victoriosos, y si no victoriosos, por lo menos caer de pie.

Es extraño e irónico ver como algunas cosas cambian y otras no, tal vez por eso ese amigo estaba aferrado con que los cambios no existen.

Tal vez las personas no cambiamos, y lo que cambiamos son las variables de los cambios, ah esto esta confuso, y me inquieta ver que algunas cosas cambian tanto mientras que otras no lo hacen en absoluto, ¿cómo es eso?

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More