Bañar a un perro

0

Eso de bañar a un perro es tarea titánica que Disney ha sabido explotar y muy bien, aquellas escenas épicas de La Rocka intentando bañar a un bulldog no son mentira, no son exageraciones salidas de la mente de un escritor de cine cómico, nooooooooo, son la mera y absoluta realidad.

Si bien es una escena recurrente en televisión y cine bañar a un perro, eso se traduce en desastre: personas mojadas, un perro sucio que sigue oliendo feo y ahora encima a mojado, jabón embarrado por todos lados, una espalda rota en el intento de controlar a tu mini perro para que se bañe.

No entiendo por qué carajos es tan difícil bañar a un minúsculo perro, bueno a veces no son tan minúsculos y son de talla grande, pero si eso pasa la ecuación se va al cuadrado en dificultades. Y no creo que ni Cesar Millan tenga la solución, simplemente el pinche perro es alérgico al agua y al jabón, hasta parece especie de gremlin que empieza a vomitar y a convulsionarse cada que el componente H2O toca su cuerpo y terminas todo asustado por lo que eso pueda significar.

Algo que pareciera tan simple, bañar a un perro cada mes para que huela bonito, este limpio y su pelo sea agradable al tacto; pero no sé ustedes y con lo difícil que se pone Nova o Chuleta para la hora del baño, opto por complacerlas, jajajajajajajajajajajaja. Es algo tan difícil que mejor y a estas alturas de la vida razono o trato de dialogar con ellas y les pregunto, ¿Nova te quieres bañar? Y si la respuesta es no, o no está convencida pues espero otro mes para hacerle nuevamente la pregunta ¿te quieres bañar?, si no quiere pues no es mi jodida culpa eso de intentar hacer algo que aquel animalote no quiere, pues está complicado, jajajajajajajajaja, gracias a dios no tengo hijos, ellos tampoco nunca se querrían bañar.

Aunque veterinarios y cualquiera con dos dedos en los ojos podría decir “que cochinada, ese perro se duerme en tu cama”, pero oigan no se quiere bañar, además cada que lo baño corre al charco de lodo o al lugar más polvoriento que se encuentra en el jardín para regresar todo el polvo y mugre que tenía a su lugar, jajajajajajaja, digo, así como puedo trabajar, díganme, ¿cómo?

Ah, por cierto yo tenía la firme idea y convicción de que se bañaba un perro cada 6 meses, pero ooooohhhhh, error y sorpresa cuando le respondí eso al veterinario, vaya que se molestó, pero yo creía eso, estaba completamente convencida, además ellas odian bañarse que termina convirtiéndose en una escena al mero estilo Disney pero con muchas, MUCHAS groserías.

 

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More