Amor, obsesión: el objeto del deseo

1

Alguna vez en la vida has tenido que tratar de diferenciar entre estas dos poderosas palabras, amor – obsesión, dos conceptos que parecen tan diferentes y opuestos, tan distantes.
Siendo el primero un concepto intelectual, puro y positivo versus el segundo, más que un sentimiento una aberración o mejor dicho enajenación, todo menos amor. Sin embargo en el proceso de vivir, de amar y crecer, a veces el amor se convierte en obsesión o viceversa, a veces sentimientos nobles pueden convertirse en algo malo y terrible o a veces sucede al revés.

¿Qué pasa?, si son sentimientos tan opuestos, porque siempre están tan cerca, porque conviven de forma tan cercana y cotidiana el amor y la obsesión, ¿por qué?, o acaso yo estoy exagerando, mmmmm, no, no lo creo, en esto del amor hay cosas tan extrañas y no solo me pasan a mí, y puedo decir que he sido testigo, onda documental de animal planet, en el que otras personas experimentan el amor y la obsesión de una forma cotidiana.

Notas Relacionadas

¿Acaso es que confundimos obsesión con amor?

Definamos estos conceptos, solo para entenderlos mejor.

amor. (Del lat. amor, -ōris). m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser. || 2. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear. || 3. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo. || 4. Tendencia a la unión sexual. ||

obsesión. (Del lat. obsessĭo, -ōnis, asedio). f. Perturbación anímica producida por una idea fija. || 2. Idea que con tenaz persistencia asalta la mente.

Creo que estas definiciones literales del diccionario, no nos dicen mucho y bien podrían entenderse amor y obsesión como un sinónimo, un sentimiento tan fuerte que produce una idea que se fija en la mente. El amor y la obsesión producen eso, fuertes sentimientos que se fijan en la cabeza; pero cuando se analizan estos dos conceptos en su forma más pura y filosófica, son cosas tan opuestas pero ambas provocadas por sentimientos poderosos. La única diferencia radica en la finalidad de ese sentimiento; es decir, si buscas algo bueno para la otra persona, algo positivo, probablemente sea amor, y por el contrario si lo único que deseas es algo egoísta seguramente es una obsesión.

Pero algo que no podemos negar, es que estos dos sentimientos son muy, muy poderosos, pero no podemos negar de la misma manera, que obsesionarse con alguien es muy, muy malo.
Qué bien, yo no podría decir que me he obsesionado con alguien, creo que no, pero si he sido presa de la obsesión de alguien más por mí, un afecto que resulta extraño, alarmante y preocupante, como alguien puede no vivir sin ti, como siempre regresa esa persona a ti, a tu vida, pasa el tiempo y sigue viendo tu rostro en el rostro de las demás personas, porque desea regresar a tu vida en el mismo punto, en el punto de felicidad que ya fue sobrepasado por muchos kilómetros y años, porqué, ¿acaso es amor o una obsesión que hace que instintivamente esa persona quiera permanecer en tu vida?, ¿acaso no dicen que el tiempo cura un corazón roto?, ¿acaso las obsesiones rompen esta regla?

¿Cómo funciona el afecto?, acaso la misma zona del cerebro que siente amor, también enciende la parte de la obsesión, ¿será?

Para alguien es un simple sentimiento “te quiero o que se yo”, pero la impulsiva necesidad con la que buscan a la otra persona, eso resulta inquietante y últimamente, cuando menos lo quiero, soy presa de esa clase de amor en la que una persona impulsivamente me sigue, me busca, me llama y quiera estar contigo, pero porque, esa forma extraña de necesidad, de afecto, resulta más que amor, una obsesión, una que a veces llega de forma muy fuerte.

Pero me preocupa la otra persona y no porque me vaya a hacer algo, no creo, sino porque no quiero que pase mucho tiempo siendo presa de ese sentimiento, porque no es bueno; pero acaso estaré exagerando y yo hablo de obsesiones cuando es amor, ¿acaso será?

A veces simplemente quieres a alguien, lo sabes y ya, lo sabes desde el primer momento, lo descubriste cuando conociste a alguien, así que quien chingados soy yo para decir si un sentimiento que experimenta otra persona es amor u obsesión.

No lo sé, lo único que si se, es que yo no quiero ser la causante de una obsesión y más porque creo que el amor debe experimentarse de otra manera, no se me hace justo y me resulta muy inquietante recibir cada 3 semanas esas declaraciones de amor-obsesión en las que ya han intentado superarme sin éxito alguno. Es simplemente perturbante.

Tal vez debería permitirme estar con alguien que me quiere tanto, y ya intento urgentemente reemplazarme sin éxito alguno durante dos años mi rostro, mi risa y todo eso que me hace única, tal vez no sea obsesión, tal vez sea amor, no esperen si es obsesión porque en el momento en el que comienzo a hablarle más, se desaparece, si, eso es una obsesión.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More