Adiós 12 horas de sueño

Si me conocen seguro conocerán mi fascinación por dormir, lo dijo hace muchos años un amigo, dormir forma parte de los 3 placeres más importantes de esta vida, pero que digo, entonces no es únicamente mi gusto por dormir y ya es un hecho científicamente comprobado, que a todos nos gusta dormir, no en vano tantos memes de personas que no se pueden levantar, no es de a gratis que muchas personas expresen ese mismo sentir. Entonces concluyo que no hay nada más placentero en este mundo, un placer que lamentablemente en estos tiempos se ha modificado para mal, ahora con la premisa de que debemos estar conectados e informados, antes de dormir pasamos horas y horas conectados con la matrix, perdón, corrijo, con el internet.

Aquellos años en los que las personas se desvelaban leyendo o incluso viendo la televisión ahora son cosa del pasado y muchos nos quedamos despiertos hasta las 4 de la mañana revisando tuits, leyendo blogs o haciendo cualquier cosa irrelevante que nos aleja de esa sagrada actividad; claro, el día siguiente pagamos las consecuencias y aun alto precio de habernos acostado tarde, siguiendo la conversación pendeja de alguien en Facebook.

Qué bueno, no es que sea una conversación TAN PENDEJA, pero cuando revisas el chat y ves que solo hablaban, literal de pendejedas, te preguntas porque te desvelaste o porque pasaste tanto tiempo en eso, cuando bien podías haber dormido y por la mañana no tendrías sueño.

Pero bien, hay que reconocer que mientras uno madura y crece, esas actividades lúdicas para antes de dormir cambian; y si en un tiempo te la pasabas platicando y desvelándote con conversaciones triviales sobre supuestos de la mente y las relaciones, llega un buen día en el que cambia y ya sea porque maduraste o adquiriste responsabilidades, las formas de desvelarse cambian.

Antes lo hacías por diversión, ahora lo haces porque tienes que hacerlo, pensando y deseando poder irte a tu cama, deseas arrastrarte a las 2 de la mañana a tu cama para poder dormir y babear la almohada a placer; lo malo es que conforme envejeces o mejor dicho creces y te conviertes en un adulto, descubres que no se puede y debes cumplir con tus responsabilidades.

Hay quienes nos desvelamos hasta tarde trabajando, porque desafortunadamente el trabajo nunca termina, sin importar que comiences a las 7 de la mañana y termines a las 2, el trabajo simplemente no disminuye. También esta quien tiene que hacer mucho en la casa, preparar las cosas de los niños, estudiar o que se yo, además, el porque no importa tanto, sino más bien, lo que a todos nos importa es que al día siguiente parecemos zombies, sin saber que hacer, que decir o a donde ir.

Hoy me doy cuenta que aquellos días en los que tenía la oportunidad de dormir 12 horas, son un bello recuerdo de épocas doradas, que añoro con tristeza.

Dicen por ahí que los adultos debemos dormir 6 horas, pero más bien cada organismo dicta la cantidad de sueño que necesita para sentirse recuperado, lamentablemente yo necesito doce horas para sentirme fresca como una lechuga.

Más artículos en El Blog de Yes sobre dormir:

Acostarse a dormir a las 10:30
Podcast: antes de dormir
Necesito dormir más
Dormir 8 horas
No puedo dormir si
Mi rommy no deja dormir a nadie
Posiciones para dormir de las parejas
Babear y dormir, dos cosas placenteras

Salir de la versión móvil