7 cosas que hacemos por culpa de Netflix

0

Cada que tengo que analizar la vida antes y después del boom del internet, las redes sociales, las apps, la televisión inteligente, el internet de las cosas, las plataformas on demand, en fin, todas aquellas cosas digitales que explotaron nuestro mundo para hacerlo mejor, veo con sorpresa como ha cambiado nuestra vida de manera muy significativa en el último par de años y si bien hay muchas quejas porque no hemos dado en los últimos años, o eso se dice, un gran salto tecnológico, creo que darnos cuenta que ya no vivimos sin UBER, Twitter, Facebook y Netflix nos habla de cómo la tecnología ha cambiado nuestra vida de maneras incontables y asombrosas.

La tecnología nos ha cambiado y mucho, de ahí la adicción a nuestros smartphones.

El otro día descubrí además de mi adicción innegable por esta tecnología que he adquirido ciertos patrones de comportamiento, algunos muy molestos, por culpa de Netflix, y yo sé, esta es una de mis relaciones más largas de amor/odio que tengo en la vida, porque amo a Netflix y lo odio, supongo que tengo que empezar a ir con el terapeuta para llevar a un terreno más saludable esta relación.

Sin embargo, no puedo negar, que Netflix me cambio, y también podría asegurar que te cambio a ti, es más, podría apostarte lo que quieras que tú también sufres de estas locas manías que desarrollo esta plataforma de contenidos on demand, y no fue hasta que llego Netflix que nosotros adquirimos estas conductas indeseables de comportamiento, para algunos molestos, para la persona que los hace normales y cotidianas.

Y es que en serio, hasta antes de Netflix, eso de ser un maldito traicionero y adelantarte capítulos, no era posible. Tampoco podías ni en tus sueños más guajiros, ver los 10, 13 o 24 capítulos de tu serie en un solo día, pero entonces llego Netflix para cambiar las reglas del juego y decirnos como ahora es la vida, como es el entretenimiento y como se ven las series.

7 cosas que hacemos por culpa de Netflix

Maratones en martes hasta las 4am, bueno, eso de martes es un ejemplo, el punto es, que ahora entre semana nos conectamos a Netflix para ver nuestras series y sin darnos cuenta terminamos toda la noche viendo un capítulo más, y nos decimos, solo otro y ya, hasta que ya amanecio.

Cuando encontramos una película en la tele que nos llama la atención inmediatamente la buscamos en Netflix, por culpa de Netflix he dejado de ver la televisión de paga y ni se diga la normal. El otro día que me encontré en Warner Channel la peli de Batman el caballero de la noche asciende, me puse a verla, pero después de chutarme 10 minutos de comerciales, conecte la Smart tv a Netflix, busque la película y la vi en Netflix, en su idioma original.
Ahora, cuando me encuentro una peli que quiero ver en esos canales, corro a buscarla a Netflix para verla.

Nos adelantamos capítulos a traición y no sentimos remordimiento, las series se ven en pareja, en familia o con amigos, así que hay que entender los tiempos de los demás, pero con Netflix, surgen las traiciones y en cuanto se va la otra persona, sigues mirando más capítulos. Ah, eso sí, te enojas mucho si la otra persona hace lo mismo y ve esos capítulos sin ti.

Vemos una serie completa en dos días, antes las televisoras liberaban los episodios de una temporada a lo largo de muchos meses, ahora con Netflix todos salen el mismo día, en el mismo momento y ahora te recluyes en tu casa, normalmente los viernes y no dejas Netflix hasta que terminas la serie.

Vamos en el metro mirando nuestras series favoritas, bueno, metro es un decir, como lo de ver Netflix en martes, y ahora en cualquier lugar, transporte publico vemos nuestras series para entretenernos.

Puedo ver el capítulo que yo quiero y repetirlo una y otra vez, antes eso no pasaba.

Nos acostumbró al sistema on demand, lo que yo quiero ver, cuando yo lo quiero ver. Así que luego me frustro cuando no puedo ver Big Bang Theory en ese formato u otra serie de la televisión y tengo que estar forzosamente en el horario de transmisión y chutarme los comerciales.

Netflix nos hizo darnos cuenta que odiamos los anuncios

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More