Las corrientes del amor libre empezaron a ser más tomadas en cuenta en los años setentas. Desde entonces, ya no se tratan de un simple punto de vista, sino que se han configurado como formas válidas para amar y ser amado.

Desde hace un par de décadas, el termino poliamor ha logrado inmiscuirse en nuestro lenguaje y como consecuencia, se ha convertido en una manera que tenemos para amar y cada vez resulta más llamativa para quienes no se sienten conformes con las relaciones monógamas o tradicionales.

Lo cierto, es que aún muchas personas no se animan a aceptar su forma particular de amar por el miedo y la desinformación que en muchas ocasiones rodeada al poliamor.

A través de este texto, se enumerarán cinco claves principales a través de las cuales podrás empezar una relación poliamorosa con mayor facilidad y conocer más sobre este tipo de forma de amar:

  1. La comunicación y la honestidad son primordiales. Igual que en los modelos tradicionales de relaciones afectivas, estos dos valores aportan una garantía para que la relación sea duradera y todas las partes llenen sus expectativas. Ser honesto no solo es bueno para mejorar y continuar con la relación, sino que es una forma de amor y respeto propio. Ser sincero con las emociones propias facilitará entender a los demás y, por consiguiente, se evitarán muchos malos entendidos o sufrimiento innecesario.
  2. Cada relación poliamorosa funciona de una forma diferente y es muy importante tener en claro que no existe una guía para tener una “buena relación poliamor”. La única forma de crear un modelo ideal es hablando con todas las partes sobre las necesidades que cada quien tenga dentro de la relación. Por ejemplo: algunos dedican más tiempo a sus parejas principales y otros reparten equitativamente sus horas libres para convivir con sus parejas. Es cuestión de elección y de gustos personales.
  3. ¡Todos deben estar enterados! Aunque parece obvio, nunca está de más advertir que las relaciones poliamorosas deben estar consensuadas y que todas las partes deben saber cuál es el tipo de vínculo que tienen.
  4. Los celos existen, pero se pueden “controlar”. Aunque parezca contradictorio, en las relaciones poliamorosas es posible experimentar celos por las otras parejas involucradas. No obstante, es posible controlar e incluso evitarlos. El secreto está en cumplir las dos claves anteriores y en no olvidarse de los detalles esporádicos… ¡Usar cupones de descuento es la mejor opción para ahorrar dinero sí debes comprar varios regalos!
  5. Las relaciones poliamorosas NO están basadas en el sexo. Muchas veces se confunde el poliamor con las relaciones abiertas o las parejas swinger, pero es muy importante dejar en claro que la diferencia es muy grande: la base del poliamor, como lo indica su nombre, es el amor. Para quienes se consideran poliamorosos, es posible amar a más de una persona a la vez, siempre cuidando los sentimientos propios y de los demás.

Por último es importante aclarar que las relaciones poliamorosas no son para todos y que encontrar a otras personas que estén de acuerdo con esta forma de amar puede ser arduo, pero no imposible. Debemos alejarnos del miedo que la sociedad no ha inculcado y aceptar que se puede amar a más de dos personas a la vez.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here