Cada noche sucede siempre el mismo ritual, invariablemente cada noche término repitiéndole lo mismo siempre sin importar nada, yo me digo: ya no me voy a desvelar, y lo peor es que nunca lo cumplo.

Una promesa que hasta parece oración, esas que uno se dice a si mismo con mucho fervor, con una esperanza: cumplirla, para comenzar una nueva forma de vida, nuevos hábitos saludables que forman parte de un estilo de vida sano, ah, pero esta es de esas promesas que uno se hace por costumbre, tradición y con la esperanza de que un buen día si se cumplan. Esto es igual que cuando uno se dice: hoy si hago la dieta, mañana me paro a correr, voy a aprender inglés, dejare de fumar.

Por extraño que parezca, los propósitos de año nuevo no se olvidan el 1ro de enero, nop, aunque parezca que si se olvidan, todos los días esas promesas pérdidas son como fantasmas que atormentan, espectros del más allá, es decir, del 31 de diciembre que te atosigan todos los días, y siempre pasa lo mismo, te dices mañana será un gran día, mañana será el primero de mi vida y todas esas metas y propósitos que hice hace mucho tiempo, mañana los comenzare, nunca es tarde para cambiar mi vida.

Pero entonces pasa algo extraño, casi maquiavélico, como si fuera una conspiración hecha por la tele, el internet y tus cuates; un plan muy elaborado para boicotear tu vida saludable y de bien, para hacerte eternamente la misma persona desobligada que no cumple nada de lo que dice.
Esa persona que se la pasa diciendo algún día lo haré, pero ese día en el que tienes planeado irte a correr, hacer la dieta, dejar de fumar, ese día nunca sucede por culpa de alguien, en realidad no es alguien, bueno si es alguien pero metafóricamente hablando el algo que no te deja cumplir con los grandes logros de tu vida, es, redobles por favor, es desvelarte.

Toda esa conspiración radica en el desvelo, y seguro ya estás pensando que me estoy mal viajando y que no puedo culpar de mi falta de voluntad y compromiso al simple hecho de desvelarme, y más bien debería tener fuerza de voluntad, para cada noche que me digo de forma consciente vete a dormir y no lo hago porque me quedo viendo la tele, leyendo un libro, escribiendo algo o hasta chateando por el face o el Whats, eso no es culpa del desvelo, sino del chisme, jajajajaja, perdón, debería mejor asumir que es mi culpa, pero no, yo de verdad no me quiero desvelar, es el universo que conspira contra mí.

Lo feo que trasnocho haciendo puras pendejadas, a veces no más platicando y sin darme cuenta ya son las 2:15am, aunque siendo honesta cualquier cosa sirve para no dormirme a las 10:30, sin importar que ese siempre sea el propósito que quiero cumplir, lamentablemente término distrayéndome con cualquier cosa y cuando me doy cuenta ya son las 3 de la mañana.

Que también debo confesar me encanta trasnochar y mis actividades de media noche favoritas incluyen películas o eternas conversaciones de música o cine; me gusta desvelarme, aunque cada noche me repita que ya no me voy a desvelar, que ya no debo desvelarme, por más que lo repita me gusta hacerlo y me gusta hacer snacks de media noche, me gusta, pero por más que me guste los contras de desvelarme hacen que todas las noches me diga a las 11, 11:20, 11:45 y así sucesivamente ya veté a dormir.

Por culpa de esos desvelos es que mis planes perfectos del día siguiente se arruinan, obvio, me duermo muy tarde y como estoy acostumbrada a dormir 8 horas, si no lo hago me siento mal, entonces no me paro al gym, y como no me pare para ir al gym, pues qué caso tiene seguir la dieta, como me pare tarde estoy retrasada en mi trabajo y ya no tengo tiempo de estudiar, ir al inglés, sacar al perro a correr y todo es culpa de desvelarme que arruina mis perfectos planes para tener una vida organizada y en control, que incluye hacer ejercicio, comer saludable, estudiar, leer, prepararme para el futuro.

Pero cada noche que me desvelo, puedo comprobar que efectivamente toda la vida tiene un orden, una estructura y es como una maquinaria de reloj suizo, cuando algo falla simplemente se detiene.

Esas es la razón por la que todos los días me digo, NO TE DESVELES, porque definitivamente el día siguiente estará arruinado si me duermo tarde, no me despertare, tendré sueño, me sentiré mal y todo lo que tenía que hacer se retrasará, TODO POR UN HECHO SIMPLE, no dormirme temprano.

Ah, como extraño aquellos años cuando era joven y podía dormir solo 3 horas, ahora es un recuerdo lejano.

Leave a Reply