Cuando somos chavitos, comprendemos el amor de una manera muy ingenua y muy inocente; y no por decir eso, yo quiera decir que ya sea una ruca con toda la experiencia del mundo cuando se habla del amor. Creo que nunca se sabe demasiado acerca de este tema; pero es cierto que en cada etapa de la vida vivimos de forma muy diferente el amor, digo, obviamente vamos a ver de una forma muy ingenua en nuestra adolescencia el amor, lo vemos como algo sublime y majestuoso a esa edad, luego llegan los veintes y creemos que el amor lo puede todo, luego te ves en los treinta y te haces más cínico y solitario, después en los cuarentas te aferras a ser feliz y así sigue en cada momento.

Pero sin importar en qué etapa de la vida estemos viviendo el amor, siempre creemos que nuestras experiencias pasadas, cuando hablamos de amor, fueron fracasos. Horribles y terribles fracasos que nos marcan, que nos dejan lastimados y que con el tiempo se convierten en frustraciones y traumas que arrastramos como lastre sentimental, como equipaje emocional que no nos deja ser felices y siempre andamos arrastrando esos errores.

Sin embargo, ¿por qué vemos como errores a nuestras parejas pasadas?, bueno, creo que eso tiene que ver porque todo aquello que termino, todas esas parejas que tuvimos y se fueron, las consideramos un error, un fracaso y una horrible cicatriz emocional, porque fueron cosas que terminaron.

Yo pienso que vemos a nuestras experiencias pasadas como errores, porque terminaron, digo, si hubiera sido algo bueno, una experiencia de vida que hubiera sido satisfactoria y llevada de forma correcta, esa unión, es noviazgo, ese amor todavía seguiría existiendo. Creo que partiendo de que todo lo que termino, no se logró o no se gestó, todas esas experiencias que vivimos las vemos como fracasos.

Pero, ¿en realidad son fracasos?

Me pregunto, porqué vemos a todas esas personas, como un error en nuestra vida, ¿por qué?

Ahora, claro, habrá personas que tengan mucho pasado o mejor dicho, personas que tengan muchas parejas o errores previos; pero que pasaría si viéramos en un espectro más amplio nuestras relaciones pasadas, que pasaría si en vez de verlas como malas o buenas, viéramos a esas relaciones como experiencias que nos formaron, que nos forjaron y que nos hicieron ser quienes somos hoy en día, ¿qué pasaría si hiciéramos eso?

El otro día leía una frase de Bob Marley “si te hizo feliz, no cuenta como error”; aunque bueno, que sabía Bob Marley sobre ser infeliz y analizar nuestros errores, el siempre andaba muy contento por efecto de su mariguana. Tal vez, eso es lo que todos deberíamos hacer, para mirar al pasado de una forma más benigna.

Porque cuando vemos en retrospectiva a nuestros viejos amores, muchas veces lo hacemos con mucha tristeza, añorando a alguien que perdimos o muy enojados por alguna pareja que tuvimos.

Pero cuando pensamos que somos la suma de nuestras relaciones, entendemos nuestro carácter, comprendemos nuestros traumas y sabemos que es lo que nos impide querer de forma plena; pero en un sentido positivo también aprendimos algo bueno y no solo lo malo de esas ex parejas.

Somos la suma de nuestras relaciones pasadas, nos guste o no, en un sentido positivo y negativo; todas aquellas personas a las que amamos y quisimos con todo el corazón, no solo se grabaron en nuestra mente o piel, también están en nuestras acciones y como reaccionamos al amor en tiempo presente.

Algo pasa que todas aquellas personas que fueron importantes en nuestra vida, algo de ellas aprendimos, algo de su forma de amar se quedó en nosotros; no solo los traumas también se quedó algo de lo bueno, además de muchos recuerdos, que reviviremos siempre cuando estemos nuevamente asumiendo una nueva faceta amorosa.

Y todo esto vino a mi cabeza cuando recordaba a mis viejos amores, pero esta vez recordé de una forma diferente y en vez de centrarme en enojarme con ellos o añorarlos pensé en como ellos me cambiaron a mí, y como yo los habría cambiado a ellos.

2 COMMENTS

  1. Me dejaste pensando en la parte que dice “como yo los habria cambiado a ellos”, en mi caso “ellas” jajaja y me hiciste darme cuenta que no solo ellas me cambiaron, ellas se deben acordar de mi, pq para bien o para mal, yo tambien afecte algo en su manera de pensar y hacer las cosas gracias a esas experiencias que habremos vividos juntos. Me gusta mucho tus pensamientos. Lei solo alguno pero sos una genia. Espero que te siga yendo bien jaja

Leave a Reply