Una película que mi hermano me dijo, “no veas”, por aquello de que tiene un mensaje muy duro, sobre el cómo conseguimos en la actualidad nuestros alimentos, así que yo muy obedientemente, fui una de las muchas personas que no vio la película Okja, hasta hoy, y es que no podía perderme de la conversación y furor que está generando esta cinta, que en un tono algo amable y un tanto rosa, nos muestra solo una pequeña parte de la crueldad que sufren los animales que son tratados y procesados como alimentos, y en una escena culminante en un rastro, una la cual se queda corta para la realidad que viven los animales, película Okja es una de esas películas que te hace cuestionar seriamente el consumo de carne y animales.

Pero esta película, definitivamente se queda en un tono rosa y más bien nos muestra una historia sobre amistad, valor y de alguna manera un lado minúsculo de lo que viven los animales que se usan para la producción masiva de los alimentos que comemos.

Definitivamente Okja, vuelve a traer a la mesa de análisis la crueldad que se vive en los rastros y el como la comida, la carne, llega a nuestros platos. Aunque esta es solo una película y para saber más sobre esa dura realidad, solo hay que sumergirse en internet o mirar más documentales.

Bien, la película Okja nos deja pensando, si en verdad vale la pena comer un pedazo de tocino, contra todo el sufrimiento que viven los cerdos, en realidad cualquier animal que se utiliza para alimentarnos, y esta nueva cadena alimenticia, termina siendo más cruel y raya en lo ruin, el cómo se matan a estos animales. Creo que termina siendo más amable ver como un león se alimenta de una gacela, y es menos animal o salvaje que lo que hacemos nosotros.

En mi caso Okja, fue la gota que derramo el vaso, y no lo digo en un mal sentido, pero esta fue una cosa más, que me ha orillado a convertirme en vegana y aunque no cambie mucho el rumbo del mundo, todo comienza con una pequeña acción.

Y la película Okja ayuda a sensibilizarnos sobre lo que viven, no solo los cerdos, sino todos los animales que usamos para comer.

Una cinta de Joon-ho Bong, muy festivaleada en los circuitos de cine independiente, llega ahora a Netflix para contarnos las aventuras de un supercerdo, que se gana el corazón de una pequeña niña, que hará todo lo que este en sus manos, para salvar a su amiga de un cruel destino.

Ahora, lo más impresionante de la cinta, en un tono macabro, es que nada en el mundo cambia, y todo continúa siendo la búsqueda de ganancias comerciales a través del sufrimiento de los animales; pero al mismo tiempo impacta, que el valor y la perseverancia de una sola niña, no cambia al mundo, pero si hace la diferencia en el mundo de Okja y le da una vida digna, feliz, en la granja que este supercerdo conoció siempre como hogar.

Esta es una película con un fuerte mensaje que critica el consumo de carne animal y como sufren esos animales, también critica al mundo que solo se rige por las ganancias, y nos recuerda que hay que ser valientes y honorables en todo momento.

Una cinta con un mensaje triste, pero real, un final oscuro, pero real, que nos recuerda el mundo en el que estamos viviendo; pero a pesar de que nada parece cambiar, si alguien se suma y hace una pequeña acción, tal vez no cambie toda la maquinaria de poder, pero si ser hará un pequeño cambio que signifique todo, en la vida de un ser vivo.

Totalmente recomendable la película Okja, pero ten en mente que te hará cuestionar fuertemente tu estilo de vida y alimentación, y tal vez, solo tal vez, te unas a mí a un estilo de vida más sustentable y menos cruel con los animales.

Sinopsis de la película Okja

¿De qué trata?, es la historia de Okja, una supercerda creada en los laboratorios Mirando, una súper corporación que está creando alimentos genéticamente modificados, y para ofrecer al mundo más sustentabilidad, crean estos supercerdos que son más grandes, alimentan más, usan menos recursos y contaminan menos.

Y para convencer al mundo de consumir estos supercerdos, Lucy Mirando (Tilda Swinton) crea una campaña de marketing y una competencia de 10 años, para que granjeros del mundo cuiden durante ese tiempo de estos supercerdos.

Así es como Okja llega a las montañas de Corea del Sur con Mija (Seo-Hyun Ahn) una valiente niña que no cría a Okja como animal de granja, sino que la quiere como compañera de vida; y cuando llega el momento de que Okja regresa a Estados Unidos para convertirse en tocino, Mija hará todo lo que está en sus manos para salvar a su amiga de ese cruel destino, sin importar que su vida esté en peligro.

El Reparto de la película Okja

Un gran reparto de actores y mucho talento, incluida a Seo-Hyun Ahn que no solo se ve convincente, sino que desempeña un papel muy conmovedor.
También sucede lo propio con Tilda Swinton y Jake Gyllenhaal que son los malos de esta cinta, acompañándolos en escena esta Paul Dano.

Mi opinión de la película Okja

La verdad es que quede impactada, por una historia conmovedora, en la que desde el comienzo nos involucramos con Okja, la supercerda protagonista de esta historia, y a diferencia de los documentales en dónde solo vemos la maldad y la crueldad con la que son sometidos estos animales, en esta cinta, nos involucramos de forma especifico con un tierno animal, que nos hace darnos cuenta que no son en masa carne para comer, sino que son de forma particular individuos, con sentimientos, son seres vivos que merecen una vida digna.

El sombrío final te deja pensando, no solo en no comer carne, sino unirte corriendo a organizaciones de ayuda en defensa de los animales y exigir a las corporaciones de alimentos que hagan las cosas bien, o cierren porque ya nadie les va a comprar.

Que eso finalmente es, lo que cambia al mundo, y las grandes corporaciones hacen estos ajustes, no por su gran corazón, sino en función del dinero, y si no les compramos por ser crueles, entonces cambiarán sus prácticas.

Leave a Reply