Relajarse es más difícil de lo que parece

0

Yo no tengo idea de que bicho raro me pico, o mejor dicho nos picó, seguramente es uno de esos bichos que únicamente viven en las ciudades, porque solo nos pasa a los citadinos, por eso asumo que aparentemente es un bicho o una enfermedad de ciudad.

Quien sabe que sea, el único hecho concreto es que relajarse es muy difícil.

Tal vez por eso, muchas personas optan por aprender yoga y otras disciplinas que permitan silenciar la mente, relajarse y descansar; porque entre más conectado estas con la vida diaria, la rutina y las preocupaciones, más te desconectas de tu yo interno, de tus ideas, mmmmmmmmm, espera, eso no es del todo preciso, te lo dice alguien que está muy metida en sus pensamientos. Entonces corrijo, no nos desconectamos de nosotros, simplemente apagamos el switch que nos conecta con la diversión y estar relajados, ya sea que estés intentando hacer yoga, vaciando tu mente o simplemente relajándote.

Bien, seguro que pensarás que es normal estar en la agitada vida y dejarse llevar, así que será imposible relajarte; obvio, quien podría relajarse en medio del tráfico o un ajetreado día normal, pero si estuvieras de vacaciones las cosas serían diferentes y relajarse, vaciar la mente y descansar serán cosas simples.

Pero error.

Relajarse es más difícil de lo que uno pudiera pensar. Eso de estar en una paradisiaca playa, rodeado de cocos, palmeras, la brisa, mar y arena, eso note relaja, al contrario, te echas en una de esas camillas incomodas, miras al mar y te estresa más el hecho de que no te puedas relajar.
¿Qué haces entonces?, ¿llorar?, ¿cuál es la solución?, ¿intentar dormir mientras estas preocupado por no poderte relajar?

Tal vez hemos pasado mucho tiempo evolucionando nuestra habilidades para sobrevivir en la ciudad como estar alertar, estar sobre conectados con el mundo virtual y vivir todo el tiempo haciendo algo, lo que sea; tanto nos hemos abocado a no relajarnos, que cuando lo intentamos ya no es natural y es algo que forzamos, relajarse es tan complicado que terminamos preocupándonos más y estresándonos porque no nos podemos relajar, porque nuestra mente no para.

Es el mundo al revés, digo, por aquello de que cuando nos vamos de vacaciones al paraíso, extrañamos lo que hacemos y no nos podemos desconectar de la vida normal.

Y seguramente tú siempre te has dicho que cuando te hartes de todo, mandaras esa vieja vida al diablo, tomaras tus maletas y abrirás un bar en la playa, para vivir esa merecida vida que sueñas. Pero déjame decirte, si lo haces, cuando lo hagas no podrás relajarte y menos ser feliz; la felicidad y la capacidad para relajarte no la encontraras mágicamente en un coco, eso es algo que tienes que buscar y encontrar.

Te lo digo por experiencia, estando sentada en el caribe, en Haití para ser precisa, no podía para de intentar relajarme, no podía, hasta que me quede dormida pensando y pensando como podría relajarme.

De verdad, relajarse es más difícil de lo que parece y ni la música de Bob Marley ayuda, supongo entonces que es una enfermedad moderna de la ciudad.

Por lo pronto yo seguiré intentando relajarme, abajo de mi palmera.

IMG_0908

Leave a Reply